Girona instaló ya la guillotina

Arturo del Villar*. LQS. Febrero 2020

El sentimiento de rechazo a la monarquía del 18 de julio instaurada por la voluntad omnímoda del dictadorísimo en 1969, no es privativo de Catalunya, se extiende por toda la geografía del reino

Coincidiendo con el 147 aniversario de la proclamación de la República en España, se ha instalado una soberbia guillotina en la plaza del 1 de Octubre, en la ciudad más republicana de la republicana Catalunya, en Girona. Tras ella aparece una adaptación de la copla que en su tiempo le cantaban a Isabel II de Borbón con la música del Himno de Riego, cambiando la palabra “reina” por “rey”, y queda ahora de esta manera:

Si el Rei vol Corona
Corona li darem:
que vingui a Barcelona
i el coll li tallarem.

En román paladino asegura que “Si el rey quiere Corona, Corona le daremos: que venga a Barcelona y el cuello le cortaremos”. En realidad, a los gironinos, o gerundenses según el Diccionario de la lengua española elaborado por la Real Academia Española, les parece bien que el rey vaya a cualquier lugar del mundo, excepto a Girona, y se lo han hecho saber así.

El problema al que se enfrentan los ciudadanos que no quieren ser vasallos del rey de España, consiste en que tradicionalmente el heredero del trono español lleva el título de príncipe de Girona, además de los de Asturias y Viana. El 26 de junio de 2009 se constituyó la Fundació Príncep de Girona, dirigida por un Patronat integrado por la Caixa y las empresas más importantes de Catalunya por su nivel de negocio, que en la actualidad llegan al centenar. Su finalidad consiste en conceder anualmente unos premios a jóvenes destacados en diversas materias. Por supuesto, no se consultó a los gironinos o gerundenses qué les parecía ese proyecto, han tenido que demostrar después su opinión totalmente contraria. Ya que ahora la supuesta sucesión a la Corona recae en una muchacha, llamada Leonor de Borbón, ha pasado a denominarse Fundació Princesa de Girona.

Una historia de rechazos

Repasemos su historia real (por verdadera y por monárquica), que no se cuenta en los anales oficiales de la Fundació. El 26 de enero de 2016 el pleno del Ajuntament gironino o gerundense aprobó eliminar el título de princesa de Girona, porque no representa a la ciudad, y así se lo comunicó a la Casa del Rey. Asimismo, se acordó en el pleno retirar a Felipe VI la medalla de oro, el bastón de mando y la espada que le habían entregado con motivo de su proclamación el 19 de junio de 2014, día inolvidable para muchos de sus vasallos, porque todavía nos duelen los palos que nos pegaron sus fuerzas brutas policiales por llevar una bandera tricolor, en lugar de agitar las bicolores que regalaban por doquier.
No hace falta decir que la Casa del Rey ignoró el acuerdo municipal. Pero el rechazo de la población siguió creciendo, y así el 29 de junio de 2017, mientras Felipe de Borbón entregaba por última vez los premios de la Fundació en el Auditori—Palau de Congressos, el pleno del Ajuntament aprobaba la moción presentada por Maria Mercè Roca i Perich, portavoz de Esquerra Republicana de Catalunya, para declarar persona non grata al rey de España.
Que por serlo está convencido de poder hacer su real gana en todas partes. Sin embargo, Girona tiene una alcaldessa llamada Marta Madrenas, de la estirpe de las heroínas defensoras de su tierra contra los enemigos, y negó el uso del Auditori a la Fundació, con su majestad el rey católico a la cabeza, para celebrar la entrega de los premios el 28 de junio de 2018. Ante su valerosa decisión, el acto, privado de la menor solemnidad, tuvo que trasladarse a un restaurante de carretera, entre escudellas y butifarras. Al día siguiente la prevista reunión del monarca con jóvenes emprendedores se llevó a cabo en un hotel, ya que ningún organismo oficial gironino o gerundense quiso abrir sus puertas al rey de España.
Cuando se marchó el día 30, sin que nadie de la Generalitat o del Ajuntament le recibiera, el pueblo, que según se dice es soberano, encabezado por la intrépida alcaldessa, reunido ante la sede de la Generalitat se dedicó a romper fotografías del rey, y tiró los fragmentos resultantes en las papeleras próximas, que se llenaron, dejando la plaza limpia.

Aprendida la lección

Le dirían sus asesores servilones que no le convenía volver por allí, para evitar que en lugar de fotografías rompieran otra cosa, y en consecuencia el 11 de diciembre de 2018 el Patronat de la Fundació se reunió en el Palacio Real de Madrid, y acordó que la entrega de los premios no tenga lugar en Girona, sino en Barcelona. No debe suponerse por ello que la opinión mayoritaria de los catalanes sea favorable al rey de España, sino todo lo contrario: muchos ayuntamientos le han declarado persona non grata. Y lo confirma el acuerdo aprobado por el Parlament de Catalunya el 11 de octubre de 2018, con 69 votos a favor, 57 en contra y 4 abstenciones, reprobando a Felpe VI y proponiendo la abolición de la monarquía. El 10 de diciembre siguiente el Ajuntament de Girona acordó revocar la adhesión a la monarquía española. Como decía la primitiva versión de Els segadors:

Catalunya, comtat gran,
qui t’ha vist tan rica i plena!
Ara el rei nostre senyor
declarada ens te la guerra.
Segueu arran!

El sentimiento de rechazo a la monarquía del 18 de julio instaurada por la voluntad omnímoda del dictadorísimo el 23 de julio de 1969, no es privativo de Catalunya, se extiende por toda la geografía del reino. Por eso no se nos permite celebrar un referéndum para decidir la forma de Estado preferida. El heredero del rey posee en España los títulos de príncipe de Asturies, Girona y Viana. Queda expuesto que los gironinos o gerundenses han demostrado fehacientemente su oposición al título de princesa de Girona para Leonor de Borbón. En cuanto al premio Príncipe de Viana a la Cultura, establecido en 1990, fue desvinculado de la familia llamada real, aunque sea la más irreal del reino, por acuerdo del Gobierno de Navarra adoptado el 23 de diciembre de 2015: conserva ese nombre por respeto a la historia, pero no se le aplica a Leonor de Borbón.
Conserva el título de princesa de Asturies, con una Fundación constituida el 24 de setiembre de 1980, por iniciativa de la Caja de Ahorros de Asturias. También entrega anualmente unos premios de carácter internacional, parodia de los Nobel, con el boato de los grandes acontecimientos, en el Teatro Campoamor de Uviéu. Allí las autoridades por el momento están de acuerdo en continuar representando la farsa medieval, a pesar de las pintadas con la frase “Asturies nun tien rei”, y de las manifestaciones populares contra la presencia de la familia irreal en su tierra. Hasta ahora sin guillotina, pero no son caras.

* Presidente del Colectivo Republicano Tercer Milenio.
Más artículos del autor

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar