Grito

Muchas personas hemos llegado a la conclusión de que hace falta una especie de Frente Amplio Antineoliberal o algo similar. Una SYRIZA en el estado español. Un proceso de alianza político popular que acabe con la política de austeridad impuesta y con la democracia de bajísima calidad que sufrimos, que permite que la banca sea impune e intocable y el capitalismo alemán y anglosajón nos dominen y humillen. 

¿Pero por qué no comenzamos a construirla? ¿Qué fuerzas telúricas se oponen? ¿Qué traición se está urdiendo contra los pueblos del Reino de España? Unas veces por egoísmo, y otras por espíritu de secta, logran que no se dé ni un paso. Tal vez ha llegado ya la hora de pasar de aparatos y aparatillos políticos y comenzar a construir el actor político que las personas necesitamos imperiosamente ante esta situación de debacle, empobrecimiento y atraco colectivo que sufrimos. 

La lista de injusticias se incrementa cada día. Las estafas al pueblo de la banca, los gobiernos y casi todos los partidos, por no decir todos -pues todos tienen un muerto o dos al menos en su armario- nos dejan inermes y sin esperanzas. Nadie nos defiende y todos los días en todo el estado, ya sea en Galicia, Valencia, Madrid, Catalunya, Andalucía o Extremadura… Nos roban, despiden, desahucian y nos encadenan a su maldito objetivo de déficit y su mal llamada deuda pública. 

La deuda de millonarios, banqueros y grandes constructores inmobiliarios, se ha convertido en la deuda de todas y todos y, al objeto de pagarla, estamos siendo victimas de un genocidio social cruel, de una guerra de clases sin piedad y sin prisioneros. Nos están matando lentamente -a los viejos y dependientes por la vía rápida- mientras seguimos impasibles esperando que alguien haga algo. 

Es cierto que el 14N hemos comenzado a reaccionar. Los precarios, estudiantes, los y las sin empleo y los obreros y obreras hemos vuelto a coincidir en piquetes de esperanza y lucha, en paros y en la calle. Es cierto que la Cumbre Social ha estado y está. Es cierto que la PAH, con su acción diaria y heroica, nos da esperanzas. O que jóvenes economistas críticos y asambleas del 15M comienzan a vislumbrar el que hacer. Pero también lo es que nos hace falta el instrumento político que nos haga ser eficaces y arroje al olvido a esta derecha cruel, ultraliberal y sin escrúpulos que nos domina. 

No podemos esperar más o lo próximo será encadenarnos. Oskar Lafontaine y Mélenchon han llamado a una revolución ciudadana internacional. Bien, pues vamos allá, pero ¿donde, como, con quién? Tienen razón, muchas y muchos llevamos tiempo diciéndolo. Manos a la obra, cada cual en su pueblo, ciudad o centro. Hay propuestas y llamamientos en el conjunto del estado, desde las Mesas de Convergencia, el 15M y lo que fue DRY o el PRC, las asambleas de barrio o de economía alternativa, la Cumbre Social, el Foro Cívico, ATTAC, o las más políticas y/o politizadas como Socialismo21, Construyendo La Izquierda o la realidad gallega de AGE, ya en marcha pero sin confluir, sin converger todavía de forma eficiente y real. Todos ellos llaman a la convergencia, pero todavía no nos hemos visto y encontrado. Como dicen en Cádiz: nos vamos a comer un mojón. Yo, el loco Carlos, grito pidiendo ¡comencemos de una vez!. Como ciudadano humilde les exijo que, teniendo acuerdos y proyectos como tienen, nos reunamos de una vez. 

Que se vayan todos y comencemos nosotras y nosotros. Ellos, los aparatos, están en lo suyo, sus congresos y conferencias, sus encuestas, sus repartos. Sin política y sin convergencia política no haremos nada y nos hundiremos cada vez más en la miseria. Prefiero hacer reír que engañar. 

Precisamente nuestra incapacidad es la culpable. La culpa no es de otros, es nuestra. Es cierto que hay un caldo de cultivo que antes no había, pero los pensionistas amenazados, los sin trabajo y los jóvenes sin futuro, necesitamos algo más que palabras. Las buenas gentes y honradas militancias de los partidos, que están por esto, que además llenan los espacios convergentes, todos ellos en una demostración que la actual forma de funcionar los partidos ni les llena, ni les ilusiona y por ello buscan y practican la militancia social en otras instancias -en las nuestras- lo deben exigir en sus espacios o bien al menos echar una mano más decidida todavía a la tarea común de la revolución ciudadana. 

Nadie nos regalará nada. Nos necesitamos todas y todos y también necesitamos a las personas y entes político-sociales que crean en esta tarea. los ejemplos del MVR y el Gran Polo Patriótico, el Frente Amplio de Uruguay, la Alianza PAIS, el MAS, Die Linke, SYRIZA y otros nos deben animar. 

 * http://portuarioenexcedencia.com/ 

Más artículos del autor 

Deja un comentario