Ikran Tahlil: la desaparecida espía somalí

Por Guadi Calvo*. LQSomos.

La actual crisis política, además de la económica, alimentaria y de seguridad, que atraviesa Somalia, expone otro fracaso de los Estados Unidos, al pretender “vender” su consabido sonsonete de “Democracia y Libertad”, como si fueran una licencia de McDonald’s

Tal como les pasó en Afganistán, Libia o Irak, sucede lo mismo en el país del Cuerno de África, ya que más allá de las diferencias que podrían tener entre sí esas cuatro naciones, Estados Unidos, ha tropezado con la misma piedra, en cada uno de ellos, si creyéramos en su buena voluntad, de querer implementar sistemas democráticos, en pueblos con estructuras tribales y clónicas, las que se han articulado desde hace milenios y mucho antes de la aparición de los “Padres Fundadores”.

Somalia está viviendo desde el pasado abril, tras la decisión del presidente, Mohamed “Farmaajo” Abdullahi de desconocer el proceso electoral, postergar un nuevo llamado a las urnas y extender su mandato, el que legalmente había finalizado en febrero, generando un estado latente de quiebre institucional, que ha enfrentado desembozadamente a Farmajo, con su Primer Ministro primer ministro Mohamed Hussein Roble, a quien dada las presiones de Washington, debió ceder el control del próximo proceso electoral y las cuestiones de seguridad, ya que se tendrían que realizar elecciones parlamentarias indirectas para el día diez de este mes.

La decisión presidencial de abril y el nuevo rol de Roble, no solo creó una insalvable grieta en el gobierno, sino también el enfrentamiento entre las diferentes facciones del ejército a que tuvieron su eclosión el 25 de abril, en plena ciudad de Mogadiscio, con el saldo de 15 muertos y 22 heridos y se han vuelto a suceder más o menos periódicamente. Mientras el grupo rigorista al-Shabab sigue allí, golpeando y matando de manera casi cotidiana.

Ahora, la fragilidad del gobierno ha vuelto a resquebrajarse tras el nuevo choque entre Farmaajo y Roble, por el control de la Agencia Nacional de Inteligencia y Seguridad (NISA), profundizada por el caso de Ikran Tahlil, una joven agente de la NISA, desaparecida a fines de junio, por lo que Roble, suspendió de su cargo al jefe de la agencia inteligencia Fahad Yasin Haji Dahir, un aliado del presidente, con la excusa haber desafiado la orden de informar, en un plazo de 48 horas, sobre qué sucedió con la agente.

Dahir, estaba considerado como uno de los hombres más poderosos del país, incluso por encima del presidente, gracias a los ingentes recursos financieros que recibe desde Estados Unidos, Qatar y al parecer también Turquía. Sus enemigos lo acusan de haber nacido en Kenia, y ser en realidad un inorgánico de al-Qaeda, que había estudiado en diferentes madrassas wahabitas incluso en la de Sixth Street del barrio de Eastleigh en Nairobi donde suelen refugiarse los milicianos de al-Shabab, tras sus operaciones en la capital de keniata. Además, se conoce que su familia política está estrechamente vinculada al Ittihad al-Islamiya, (Unión Islámica) un grupo terrorista tributario de al-Qaeda. Toda esta información es demasiado grosera, como para qué a la CIA, se le haya pasado por alto, lo que hace al personaje todavía mucho más misterioso.

Mientras desde el sector político de Farmaajo, se dice que la espía desaparecida fue secuestrada y posteriormente asesinada por al-Shabbab, lo que la organización terrorista ha negado. El grupo signatario de al-Qaeda, no suele negar las acusaciones que recibe, cuando verdaderamente ha sido el responsable del crimen, cualquiera fuera.

Desde diferentes sectores de la política somalí, surgen versiones que la joven de 24 años, fue asesinada por orden de sus superiores, teoría que apoya el primer ministro, mientras que el presidente se esfuerza por proteger a la antigua cúpula de la NISA y que ellos mismos sean quienes diligencien las investigaciones del caso Tahlil, al tiempo que se mantengan en el control de la agencia. Ikran Tahlil, había sido vista por última vez, horas antes de su desaparición, saliendo de su casa en un vehículo oficial, a las 20 horas del 26 de junio.

Tras el despido del jefe de los espías por parte de Roble, el presidente, ha recortado algunos de los poderes del primer ministro, acusándolo de “tomar medidas imprudentes que podrían conducir a una crisis política y de seguridad”, exigiendo la restitución en el cargo a Dahir. Mientras que Roble, desafiando el poder presidencial, declaró públicamente que no obedecerá la orden, a la que calificó de inconstitucional.

Farmaajo, que aduce que el primer ministro no tenía autoridad para despedir a Yasin, lo reinstaló en el cargo. Mientras se ha armado una comisión para investigar la suerte de Tahlil. Por lo que la madre de la joven, Qali Mohamud, declaró que no confía en ninguna comisión y exigió que el caso sea investigado por los militares.
Tras el vals bailando entre el presidente y su primer ministro, la NISA ha quedado partida en dos, mientras los hombres de Farmaajo ocupan el edificio de la agencia, los hombres del primer ministro, siguen trabajando por fuera, aunque controla sus finanzas.

Al-Shabab sigue allí

Las profundas divisiones en el plano político y militar en el gobierno para colaborar de manera directa con al-Shabab, que más allá de los vaivenes políticos sigue operando.

Se conoció que el pasado 26 de septiembre, en un ataque explosivo en el condado de Lamu (Kenia), próxima a la porosa frontera con Somalia, en un sector de la ruta que une Kayunga con Shangani, un camión de las Fuerzas de Defensa de Kenia (KDF), que cumplía tareas de remoción de minas en ese sector de la ruta, pisó un explosivo, matando a quince regulares. Tras el ataque al-Shabaab, se adjudicó la responsabilidad, diciendo que continuaría “su marcha”. Este no es el primer ataque de los integristas somalíes en territorio de Kenia, donde actúa particularmente en esa provincia nororiental. Tras el ataque y la confirmación de los integristas como responsables, ninguna fuente del ejército o el gobierno de Kenia, negó o confirmó la noticia.

Casi en simultáneo con el ataque al camión militar en Kenia, un coche bomba explotó en un puesto de control a un kilómetro de Villa Somalia, el palacio presidencial en Mogadiscio, matando a ocho personas, la mayoría de las víctimas civiles, mientras otras siete resultaron heridas. Un testigo informó que el vehículo conducido por un shahid (mártir)se detonó cuando el conductor fue detenido por la policía para realizar un control. En una escueta declaración al-Shabab informó que: “Los muyahidines llevaron a cabo una operación de martirio contra el principal control de seguridad del palacio presidencial. La explosión fue de tal magnitud que fueron destruidos siete autos y tres rickshaws.

El puesto de control atacado, es altamente significativo ya que es el utilizado por el presidente y el primer ministro para ir y venir al aeropuerto. Entre los muertos se encuentra Hibaq Abukar, asesor del primer ministro Mohamed Roble sobre mujeres y derechos humanos.

El martes 14 del mes pasado, en el distrito de Wadajir, próximo al aeropuerto de Mogadiscio y al cuartel general de la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM), un terrorista se inmoló matando a once personas, tras haber ingresado en un local improvisado de venta de té, lo que permitió que la onda expansiva atravesara las chapas con las que estaba construido. Entre los muertos se registraron tanto civiles como militares, rápidamente, al-Shabab confirmó su responsabilidad en el hecho. Con este método durante 2018, murieron cien policías de Kenia en diferentes atentados a lo largo de la frontera.

Dos semanas después de este ataque, quince muyahidines de al-Shabab, murieron en un camino de Lamu, cuando el camión en que se desplazaban pisó un artefacto explosivo improvisado (IED), que otros integrantes de la organización habían plantado horas antes. Según informó la portavoz de las Fuerzas de Defensa de Kenia (KDF), el “accidente” se había producido cerca de Ishakani, una localidad de Lamu.

Mientras el gobierno continúa sus peleas internas y los terroristas siguen provocando muertos, la organización sufí, Ahlu Sunna Wal Jamaa, tomó el control de las localidades de Hurshe, Mataban, Guriceel, Bohol y Ceel Dheere en el centro del país. En procura de establecer bolsones de seguridad y control, para evitar el ataque de los terroristas y el abuso de las tropas del ejército.
Los sufí, son opuestos al wahabismo, y de hecho son considerados como la rama más mística del islam sunita, siendo muy numerosos en Somalia, se han convertido en uno de los objetivos prioritarios del al-Shabbab por considerarlos herejes.

Ahlu Sunna Wal Jamaa, es una fuerza para militar formada en 1991, y durante largos periodos ha combatido al terrorismo junto a las fuerzas del gobierno central, aunque nunca llegaron a integrase al ejército, de manera efectiva. Desde principios de septiembre, han vuelto a ocupar posiciones, tras volver a sufrir ataques tanto del ejército, como de los integristas, por lo que el complejo cuadro somalí, se sigue agravando.

* Escritor y periodista argentino. Publicado en Línea Internacional
Somalia – LoQueSomos

Síguenos en redes sociales… Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar