Los tirantes

Silvia Delgado*. LQSomos. Diciembre 2017

El sentido común se esconde bajo la víscera, la mala leche lo enfanga todo y la presunción de inocencia se olvida en estos caminos de ira españolista.

Un joven ha sido detenido y los medios de información han engrasado la trituradora para destrozarlo públicamente.

Sin juicio, sin saber qué ostias ha pasado, las redes se suman al linchamiento, afirman sin rubor que lo han matado porque llevaba tirantes rojos y amarillos. Y se quedan tan panchos. Nada más se sabe de momento.

Pero como tiene rastas, ya estuvo en el talego, es chileno, es rojo, okupa, maricón, anarquista, vasco, catalán o ateo es suficiente argumento para desollarlo.

La casquería en la que se han convertido muchos periodistas trabajan a pleno rendimiento para que el populacho pida venganza, no para se exija justicia por los mendigos que queman, no para los homosexuales que golpean día sí y día también, no para los zurdos que insultan, no para las hinchas de futbol que arrojan al río. No.

La justicia desaparece siempre por el lado antifascista de nuestras vidas.

Rodrigo Lanza, de momento yo sí te creo.

Más artículos de la autora
* LQSomos en Red
Madres contra la represión: sobre el tratamiento mediático a Rodrigo Lanza

2 comentarios en “Los tirantes

  • el 15 diciembre, 2017 a las 00:46
    Permalink

    Rodrigo Lanza: “Fue en autodefensa”

    El activista Rodrigo Lanza ha defendido en su declaración en los juzgados que la muerte de Víctor Laínez se produjo como consecuencia de un acto de autodefensa ante el ataque del fallecido con una navaja.

    Cuando se dirigía a salir del bar El Tocadiscos, en Zaragoza, Rodrigo Lanza oyó como le decían: “Cuidado, lleva una navaja”. Se dio la vuelta y vio cómo Víctor Laínez se dirigía a él con intención de clavarle la navaja en la cara, y se defendió. Así ha explicado hoy Rodrigo Lanza, ante el Juzgado de Instrucción Número 6 de Zaragoza, los hechos sucedidos el pasado viernes. Laínez, tras cuatro días hospitalizado, murió el pasado martes como consecuencia del golpe. La titular del juzgado ha ordenado prisión provisional para Lanza.

    “Fue en autodefensa, en ningún momento le increpó, ni le insultó ni le agredió por la espalda. Tampoco llevaba tirantes con la bandera de España. Él se defendió”, explica a El Salto la abogada de Rodrigo Lanza, Ana Sebastián, quien añade que, como todo pasó muy rápido, Lanza tampoco sabía las lesiones que había provocado a Laínez.

    Lanza ha estado en prisión provisional incomunicada desde que fue detenido el pasado lunes. Su abogada, quien señala que Lanza no ha sufrido maltrato bajo custodia, no ha tenido acceso a una copia del atestado hasta hoy mismo a las 12 de la mañana, cuando pasó a disposición judicial.

    “No conocemos la fuente de la información de todo lo que está saliendo en prensa, ni qué tipo de credibilidad tiene porque no está contrastado en ningún documento oficial”. En todos los medios de comunicación se ha repetido que Laínez, de la banda de moteros Los Templarios y militante en Falange Española de las Jons –según reivindican desde el propio partido–, vestía tirantes con la bandera de España, motivo por el que se habría iniciado la discusión, y que Lanza le atacó con un objeto contundente por la espalda.

    En el auto y atestado tampoco aparece información sobre el fallecido ni sobre sus antecedentes. “Sólo aparecen los de Rodrigo, que ya estaban cancelados y no deberían haber salido”, señala en relación a la condena de Lanza por el caso 4F.

    “En los autos aparecen varios testigos y muchísimas contradicciones en todas sus declaraciones”, explica la abogada. Por ahora no se ha programado fecha para que los nueve testigos citados declaren ante la juez del Juzgado Número 3 de Zaragoza, que será previsiblemente el que instruya el caso.

    Según señala Sebastián, tampoco han recibido ninguna información sobre el supuesto expediente de expulsión del país de Lanza iniciado el pasado martes por la Policía por motivos de orden público, según ha publicado La Vanguardia. Una expulsión que, dado el caso abierto por supuesto homicidio, la abogada señala que “no tiene ningún sentido”, ya que el Código Penal marca como máximo los cinco años de pena privativa de libertad para que esta se sustituya por expulsión. En el caso de penas superiores, la expulsión solo se podría llevar a cabo una vez se hubiera cumplido al menos una parte de la condena en prisión.

    Fuente original: https://elsaltodiario.com/represion

    Respuesta
  • el 14 diciembre, 2017 a las 20:07
    Permalink

    Ya le han juzgado! Eso sí, sin juicio, los massmedia le han declarado culpable

    Respuesta

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar