Madrid activismos (1968-1982)

mani-carestia-Activismos-LoQueSomos
Manifestación contra la carestía de la vida en la calle Preciados en 1976… más de 50.000 personas salieron a las calles madrileñas para protestar contra la carestía de la vida. La manifestación apenas pudo moverse, transcurría del la Puerta del Sol a la plaza de Callao, fue la primera gran manifestación que se vivió en Madriz después de la muerte del tirano. Se reclamaba y gritaba contra los topes salariales, por la amnistía, por una enseñanza popular, viviendas para todos… En la lectura del comunicado en Callao se hablaba de “…La caótica situación de la enseñanza, las deficientes condiciones de la vivienda, urbanismo, transportes y comunicaciones, así como la carestía de la vida y la situación de la sanidad” “Reclamamos el reconocimiento absoluto de los derechos de reunión, manifestación y expresión y una amplia amnistía para los presos políticos…” ¿Os suena?

Iñaki Alrui*. LQSomos. Julio 2016

Protesta, lucha, disidencia, resistencia: en EXPOSICIÓN

Antes del 15-M hubo calle y asambleas, pero, para desgracia de la memoria de este país, la única historia contada del tardofranquismo es apestosamente oficial, nauseabundamente adicta al régimen, fiel a la dictadura, fiel a la monarquía, y siempre se resume en la sacrosanta palabra de “Transición”, como un final feliz made in Holywood.

La Casa Encendida de Madriz vuelve con la decimoquinta edición del proyecto ‘Inéditos 2016’, que premia las propuestas expositivas de tres jóvenes comisarios menores de 35 años, con la sana intención de fomentar así su inserción en los circuitos profesionales. Les posibilita la producción de su primera exposición y edita un catálogo bilingüe del conjunto de la muestra.

Esta año, uno de los elegidos ha sido Alberto Berzosa con su muestra Madrid Activismos (1968-1982), en la que ofrece un retrato del movimiento social y político que constituyó la oposición al régimen franquista desde finales de los años 60, disputando en Madrid (y en otras zonas del estado español) un espacio político dinámico y heterogéneo.

“Hace falta rescatar la memoria de aquel tiempo para tratarlo con justicia. Luchar contra la dictadura franquista era mirar de cara a la muerte. Ninguna libertad ni garantía democrática protegía a los que se enfrentaban a ella” (1)

La exposición agrada, gusta, por lo menos a este visitante que hoy lo cuenta y que vivió aquellos años cargado de realidades cambiantes y utopías (Suma y sigue…).

No cabe duda de que gracias al 15-M en este país se han vuelto a hacer muchas preguntas, necesarias para conocer nuestro presente y desmontar la burda y manipuladora imagen de la modélica “Transición”.

Soplan otros aires, y hoy las generaciones jóvenes no se sienten atadas a la política de corrección y postureo de la Constitución del 78, al obligado guión establecido.Activismos-LoQueSomos

Ahora empiezan a gritar los silencios de estos años, y nuevos historiadores, documentalistas o simplemente ciudadan@s van dando luz a lo callado y ocultado. Queda mucho por hacer, por narrar, pero el camino se está abriendo.

Lo que se denomina tardofranquismo, fue el inicio de una ruptura marcada por la lucha en las calles, las fábricas y las universidades, protagonizada por nuevas generaciones de los años sesenta, que ya nada tenían que ver directamente con la Guerra Civil. Una generación joven que volvía a coger el testigo dejado por los aquellos luchadores de los años treinta, una juventud que no estaba dispuesta a seguir inmóvil en esa larga noche franquista. El franquismo desarrollista había dejado atrás al apolillado franquismo de la autarquía, pero, contrariamente a las historias habituales contadas por los políticos de la Constitución del 78, no era un régimen que sólo obligaba de vez en cuando a los demócratas a correr delante de los grises, en una especie de gincana ritual, sino que seguía disparando en la calle a matar, que mataba en las comisarías y los cuartelillos, que torturaba y reprimía sin ningún espíritu “aperturista”.

Años de clandestinidad, de nombres de “guerra”, de duras luchas que continuarían en la “Transición” (2) y que seguirían, ininterrumpidamente, salpicadas desde el poder por un reguero de sangre y muerte. Ese fue el precio de la lucha por la libertad, algo mucho más importante y deseable que esta “democracia”.

CasaEncendida-Activismos-LoQueSomosPanfletos, boletines, carteles ilustran esta exposición en la que aparecen los otros, los libertarios, los llamados de la extrema izquierda, los que se batieron el cobre en la calle, un día sí y otro también, esos otros ocultados en la exposiciones oficiales, tan dadas en este pasado tiempo de prolongación franquista, octavillas de las de “vietnamita”, periódicos, documentos, fotografías de un blanco y negro en un tiempo en el que los matices los ponían los “grises”.

La expo cuenta también con obras del artista Juan Genovés, Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes en 2005, o grabados sobre la temática del “Pelele” de aquel clandestino artista llamado “Marcial” –Florenci Clavé-.

Bien vale la visita en este Madriz de canícula insoportable, y no lo digo por el verano… la exposición es en La Casa Encendida (3) y estará hasta el 18 de septiembre.

Notas:
1.- Al alba: 27 de septiembre de 1975
2.- La sombra de Franco en la Transición. De Alfredo Grimaldos. Editorial Obregón
3.- La Casa Encendida

Más artículos del autor
* Miembro de la Asamblea de Redacción de LQSomos
En Twitter: @IkaiAlo

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar