Sáhara ocupado. Resumen informativo Marzo 22

Redacción*. LQSomos.

La siguiente relación de noticias, corresponde al pasado mes de marzo de 2022, es una muestra aproximada de casos de violación de los Derechos Humanos en el Sáhara Occidental ocupado por Marruecos, en ciudades del sur marroquí con población saharaui y en las cárceles marroquíes con presos políticos saharauis, elaborado por el blog Contramutis*, según organizaciones sociales y diversos medios de información

“Labadil, labadil, aan takrir almasir” (no hay alternativa a la autodeterminación)

Día 1.– El preso político saharaui del Grupo Gdeim Izik Mohamed Bourial,condenado a 30 años de prisión, entra en huelga de hambre en protesta por la grave situación que sufre dentro de la cárcel de Ait Melloul 1. Según su familia, Bourial toma esta decisión hasta que las autoridades marroquíes respondan a sus demandas, de ser transferido cerca de su familia, en la ciudad de El Aaiún. Pide que acabe el aislamiento al que está sometido en una celda desde septiembre de 2017, que se le respete su derecho a la atención médica, de conformidad con las obligaciones internacionales. También pide ser tratado como un preso político, con respeto de todos sus derechos fundamentales, como recibir visitas, uso del teléfono, alimentación adecuada y derecho al estudio, poniendo fin al acoso de los funcionarios y guardias marroquíes.

Día 1.- Las fuerzas de ocupación marroquíes impiden a un grupo de civiles saharauisorganizar una manifestación de protesta en la ciudad ocupada de Dajla para denunciar el asesinato del civil saharaui Habib Laghrichi, desaparecido desde el 09 de febrero.

Día 2.– La activista saharaui de Derechos Humanos Sultana Jaya afirma que después de más de un año de asedio a su domicilio, Marruecos ha fracasado en sus intentos de doblegar su voluntad y la de su familia de exigir sus derechos. En declaraciones a “Equipe Media”, Sultana denuncia los reiterados intentos de las fuerzas marroquíes de levantar un muro para cerrar el acceso a su domicilio; afirma que continuará su lucha para exigir la libertad del pueblo saharaui y poner fin al expolio de los recursos naturales, en el que hay implicación europea, principalmente la empresa Siemens, subrayando “la necesidad de que los europeos en general, especialmente los franceses, alemanes y españoles respeten las decisiones del Tribunal de Justicia de la UE, así como del Tribunal Internacional de Justicia de la Haya, y se retiren de los territorios ocupados del Sáhara Occidental para ayudar a que el pueblo saharaui ejerza su inalienable derecho a la independencia y un futuro mejor”.

Día 5.- La madre del ciudadano saharaui Lahbib Laghrichi hace un llamamiento para conocer el paradero de su hijo, desaparecido en misteriosas circunstancias en la ciudad de Dajla hace un mes, lo que provocó multitudinarias concentraciones de saharauis. La policía dijo haber encontrado una bolsa con restos humanos quemados y que un examen de ADN confirmaba que corresponden al comerciante saharaui desaparecido. La familia pidió una autopsia independiente en Canarias y una investigación, sin conseguirlo.

Día 8.- En El Aaiún, desde primera hora de la mañana activistas de derechos humanos se encuentran bajo vigilancia y presión permanente por parte de la policía y fuerzas paramilitares marroquíes, para impedir y dispersar manifestaciones pacíficas; llegan a golpear a un grupo de mujeres que intentan manifestarse para conmemorar el Día Internacional de la Mujer, entre ellas a Mahfouda Lefkir, miembro del Movimiento pacífico Gdeim Izik, y Munina Haddi, que distribuyen folletos denunciando los ataques contra Sultana Jaya y todos los demás presos políticos y activistas saharauis.

Día 9.- La explosión de una mina en Ajdira, en la zona de Smara, causa la muerte de tres civiles saharauis y un herido grave. Uno de los fallecidos es el expreso político Mohamed Hanun, de 31 años. Los otros son Abdelah Al- Hafed Hama Belkadhi, de 53 años y Muhammad Lamine Bcharri Al-Saleh, de 48. Mohamed Salem Al-Hafed Hama, de 47 años, resultó gravemente herido La explosión se produce al pasar el vehículo en el que viajaban por encima de una mina antitanque enterrada por el ejército marroquí durante la guerra del Sáhara en los años ochenta. Marruecos sembró millones de minas antipersona en las cercanías del muro que divide el Sáhara Occidental y en el desierto, que se han llevado muchas vidas de beduinos. Organismos internacionales cifran que hay más de 7 millones de minas y otros explosivos sin detonar en el desierto saharaui.

Día 9.- Mujeres saharauis se manifiestan en la ciudad de Smara con banderas de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) pidiendo la salida de las fuerzas de ocupación marroquí para que el pueblo saharaui tenga soberanía sobre su tierra y sus recursos naturales y que se detengan los ataques contra los civiles saharauis.

Día 10.- El preso político saharaui Husein Bachir Brahim inicia una huelga de hambre de 48 horas en la prisión de Bouzakarn en protesta por haber sido aislado del resto de presos políticos saharauis. Bachir llegó en enero de 2019 a Lanzarote en patera huyendo de la persecución marroquí, pero fue entregado a la policía marroquí a pesar de haber pedido asilo político. El 26 de noviembre de 2019 fue juzgado en Marrakech y condenado a doce años de cárcel.

Día 11.- La Instancia Saharaui Contra la Ocupación Marroquí (ISACOM), denuncia el uso por parte del régimen marroquí del programa de espionaje israelí Pegasus para espiar a su presidenta, la defensora saharaui de los derechos humanos Aminetu Haidar. ISACOM elogia los hechos revelados por Amnistía Internacional, que refutó las afirmaciones del «Grupo NSO» de que los ataques no ocurrieron, y lo considera una empresa que se beneficia de los abusos generalizados contra los derechos humanos. La fundación norteamericana Robert F. Kennedy Human Rights y la fundación Right Livelihood (Premio Nobel Alternativo) han condenado al régimen marroquí y el uso del programa espía Pegasus contra la activista de derechos humanos saharaui.

Día 12.- Una delegación del Colectivo de Defensores Saharauis de Derechos Humanos (CODESA) realiza una visita solidaría a la familia del preso político Mohamed Bourial, que se encuentra en huelga de hambre desde el 1 de marzo en protesta por la grave situación que sufre dentro de la cárcel de Ait Melloul, en Marruecos. El preso, del grupo de Gdeim Izik, está condenado a 30 años de cárcel y se encuentra en aislamiento desde septiembre de 2017. Sultana Jaya, su madre, Mattu Emberik, y su hermana Luaara están en arresto domiciliario desde el 19 de noviembre de 2020.

Día 13.- El grupo de Trabajo sobre detenciones arbitrarias de Naciones Unidas insta a las autoridades marroquíes a liberar inmediatamente al preso político saharaui Yahya Mohamed Elhafed Iaaza, que cumple una condena de 15 años y es el recluso más antiguo de los saharauis que se encuentran actualmente en prisión.

Día 13.- La Asociación Saharaui de Víctimas de Graves Violaciones de Derechos Humanos cometidas por el Estado Marroquí (ASVDH) pide en El Aaiún la apertura de la parte ocupada del Sáhara Occidental a observadores y organizaciones de derechos humanos internacionales, y a los medios de comunicación extranjeros ante la desatada represión y las continuas y graves violaciones de los derechos humanos en el Sáhara Occidental ocupado. La ASVDH manifiesta su apoyo y solidaridad con las víctimas de la represión, condena “el abuso, la violencia y la detención forzada de la defensora de los DDHH Sultana Jaya y su familia” y exige la liberación de los presos políticos saharauis.

Día 14.- La familia del preso político saharaui Yahdih Sabi, director de Al Gargarat grupo de medios saharaui, denuncia el trato inhumano del que es víctima el recluso en la prisión de Smara, al que han incautado las gafas y privan de medicación. Yahdih Sabi ha sido colocado en la planta baja de la prisión en una celda insalubre, junto con presos comunes considerados peligrosos. El preso saharaui fue detenido el 27 de mayo de 2021 cuando se encontraba trabajando en una empresa en la ciudad de La Marsa, a 25 km de El Aaiún. Fue condenado a 24 meses de cárcel y 10.000 dirhams de multa por su actividad mediática y su lucha política y de derechos humanos en defensa del derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación y la independencia.

Día 16.- Cuatro activistas estadounidenses observadores del Comité de protección de civiles desarmados, apoyados por organizaciones internacionales, rompen el confinamiento que vive la familia Jaya en su casa de Bojador y entran en la casa para solidarizarse con Sultana, Luaara y la madre, que llevan 482 días de arresto domiciliario impuesto por fuerzas de ocupación marroquí. En un comunicado exigen “el fin de las violaciones, la libertad de movimiento para la familia Jaya y una investigación internacional independiente ante estos abusos contra los DDHH en las zonas ocupadas del Sáhara Occidental”.

Día 16.- El preso político y periodista Mohamed Lamin Haddi, miembro del grupo de Gdeim Izik, inicia una huelga de hambre de 48 horas en la prisión marroquí de Tiflet 2 ante la falta de respuesta de las autoridades penitenciarias a sus demandas, pues sigue sufriendo abusos y difíciles condiciones de reclusión, que le han provocado enfermedades crónicas, especialmente dolor constante a nivel de los riñones y el estómago, mala visión y pérdida de capacidad de movimiento.

Día 16.- El preso político saharaui y miembro del Grupo Gdeim Izik Mohamed Bourial suspende la huelga de hambre que inició el 1 de marzo tras recibir garantías por parte de las autoridades penitenciarias de responder positivamente a las demandas presentadas para mejorar sus condiciones de encarcelamiento. Bourial se encuentra en la cárcel de Ait Melloul 1 desde septiembre de 2020, donde está sometido a extremas condiciones de encarcelamiento, siendo objeto de malos tratos y está privado de sus derechos básicos.

Día 16.- Funcionarios de la cárcel marroquí de Tiflet2 apalean y arrancan la barba con tenazas al preso político y periodista saharaui Mohamed Lamin Haddi para impedir que lleve a cabo una huelga de hambre de 48 horas. Anteriormente hizo dos huelgas de hambre, una de 69 días y otra de 63, en 2021, lo que complicó gravemente en su estado de salud, sin que haya recibido la atención médica adecuada. Lleva 8 meses sin que le permitan salir de su celda, excepto unos pocos minutos una vez a la semana para llamar a su familia. En cuanto a las reiteradas peticiones de visita, tanto de la familia como de su abogada, Maitre Olfa Ouled, las autoridades marroquíes siguen sin concederlas.

Día 19.- Las hermanas Sultana y Luaara Jaya, junto con los activistas de Derechos Humanos norteamericanos que llegaron el pasado día 16 y un grupo de mujeres que han logrado entrar en la casa, ondean banderas saharauis en la azotea de la vivienda al grito de “labadil, labadil, aan takrir almasir” (no hay alternativa a la autodeterminación). Las hermanas Jaya llevan 485 días sin poder salir de su domicilio, en la ciudad de Bojador, vigiladas por policías y paramilitares marroquíes, que han asaltado en repetidas ocasiones la casa y han agredido y violado a las mujeres.

Día 21.- El ciudadano saharaui Luali Sidi Salem, de 46 años, pide protección ante las amenazas y agresiones que ha recibido de las fuerzas de ocupación marroquíes en Dajla. Afirma que ha sido detenido y agredido por varios agentes marroquíes, que le trasladaron a un lugar donde fue interrogado y torturado. Mientras le torturaban, los agentes le decían que los golpes eran en nombre de cada uno de los responsables de la administración marroquí en la ciudad, entre ellos el gobernador, el de la seguridad y el del ayuntamiento y otros funcionarios marroquíes. También querían que dijese “Viva el rey, lo que no hizo. Le llevaron al hospital y le pincharon una inyección con una sustancia desconocida. Relaciona la detención con la reclamación de unos terrenos de su padre. policial.

Día 23.- Los presos políticos saharauis Hassan Dah y Zaoui Elhoussine inician una huelga de hambre de 48 horas en la prisión central de Kenitra, en reivindicación de su derecho a atención médica y a la reunificación familiar. En caso de que la Dirección de Instituciones Penitenciarias, con sede en Rabat, ignore sus demandas, tienen previsto hacer una huelga de hambre indefinida.

Día 23.- Las autoridades de ocupación marroquíes impiden la entrada en El Aaiún al periodista español Rafa Martí, que realiza reportajes para El Español. Relata así lo ocurrido: “Me identifiqué como periodista en el control de El Aaiún y me dijeron que no podía entrar sin autorización. Me subieron al mismo avión en el que fui desde las Palmas, que me llevó a Casablanca”. Para ir a los territorios ocupados como periodista tenía que solicitarlo al Ministerio de Comunicación marroquí. El día 22 dio la documentación y el 23 se fue para allá. Le dijeron que necesitaba una autorización del Ministerio de Exteriores de Marruecos, y mostró la solicitud con toda la documentación. Había llamado 7 veces al Ministerio, pero no le cogieron el teléfono. Le sacaron una tarjeta de embarque y, le metieron en el mismo avión que le llevó desde Las Palmas,esta vez con destino a Casablanca, donde sí podía entrar.

Día 24.- Jóvenes saharauis se encierran en la sede de la Misión de las Naciones Unidas para el referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO) en la ciudad de Smara para denunciar las violaciones de DDHH y el expolio de los recursos naturales en su tierra. Militares y gendarmes se encuentran en las inmediaciones de la sede de la misión de NNUU.

Día 24.- Un grupo de mujeres saharauis se congregan en señal de solidaridad frente a la casa del periodista saharaui y preso político Mohamed Lamin Haddi, al que sus carceleros arrancaron la barba con tenazas tras anunciar que iba a hacer una huelga de hambre ante los abusos que sufre y las difíciles condiciones de reclusión que padece.

Día 26.- Mujeres saharauis que salen de la casa de la familia Jaya, en Bojador, tras romperse el asedio policial con la visita de una delegación de Derechos Humanos estadounidense, son golpeadas y robadas sus pertenecias por fuerzas marroquíes. Una de las mujeres ha dicho: “Nos susurraron que cuando los visitantes norteamericanos se vayan, nos darán el mismo trato que ha sufrido Sultana Jaya”. Una de los cuatro visitantes estadounidenses, Ruth McDonough, dijo: «Aunque había leído el llamamiento de Sultana Jaya para poner fin a las violaciones y el terror de su familia antes de que llegáramos a su casa, nada me preparó para las devastadoras señales de estos abusos, que incluyen horribles cicatrices y dientes rotos. Estoy abrumada por lo que las hermanas Jaya y su madre han soportado». Pide una investigación internacional y dice que la familia Jaya representa las experiencias de la comunidad saharaui en su conjunto.

* Contramutis
Sáhara – LoQueSomos
– Imagen de cabecera extraida del documental: Memorias de una resistencia

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar