Somos lo que comemos

Por Manuel Salguero. LQSomos.

“… de la mortadela, la rodaja seca,
siempre te las echa.”
(De la chirigota de ilegales.
“El sarna Ramón”. Los curas del pueblo).

De todos es sabido en el mundo científico-sanitario, que las híper, macro o mega granjas, aunque den gratificantes beneficios a los ganaderos intensivos, son foco de epidemias como la gripe aviar y otras enfermedades mortales, muy peligrosas para el organismo humano.

También el COVID, lleva muchos indicios de haberse creado o desarrollado en un mercado, en malas prácticas que suelen dar también suculentos beneficios a quienes las practican y permiten. Y hay serias sospechas de si cuando desinfectaron tan rápidamente el mercado, eliminaron pruebas, que deja a los científicos en un callejón sin salida para saber el origen.

La segunda hipótesis, la del laboratorio, no dejaría exento al sector ganadero del entuerto, porque en definitiva sería una manada de bichos que se les han escapado del corral.

Siendo Presidente de la Comunidad de Castilla-León, José María Aznar López, se detectó que llevaban años vendiendo en dicha Comunidad carne tuberculosa durante dos o tres años. Esto salió a la prensa y se minimizó el tema, argumentando que si no se comía cruda, no pasaba nada (1).

Que pasara carne en mal estado desde el matadero hasta el consumo, significa que los controles que hay que pasar, a cada paso que hay que dar, no existen o se pasan “bajo cuerda-sobre en mano”. El tema pasó, como el de la carne elaborada en mal estado de “La Mechá” en Sevilla, y eso que había llovido desde entonces, para haber puesto medidas para evitar el remake (2).

El de las vacas locas ya fue él no va más, en el interés por acaudalar giga dineros a cualquier costa, los ganaderos intensivos le dan de comer a las vacas carne de despojos de mataderos y restos de pescado, sabiendo que las vacas son veganas. Y llevando 5 años siendo advertidos por los ingleses de las nefastas consecuencias en las vacas, y humanos.

Hubo de ser necesario también, que muriese alguien para que se tomasen medidas sanitarias, y los ganaderos encima protestaron para que se les indemnizase, como hizo el partido de los ganaderos intensivos, parece ser, el PP, indemnizarles además.

Lo del Mar Menor, deja la imagen límpida con la que el PP se quiere vestir un tanto sucia, ponzoñosa se puede decir. ¿Qué importan herbicidas, pesticidas, y cualquier cosa artificial que engorde si da beneficios? ¿No?

Para guinda 20.000 jamones, por valor de 1 millón de euros serán destruidos por la guardia civil al quererlos pasar al mercado sin ningún control (3).

La intoxicación introducida por el PP ha pasado a los medios comunicación sin ningún control, y han llegado hasta tirarse chuletones a la cabeza unos a otros, con el país repleto de comedores sociales de la beneficencia mirándolos. Se han llegado a contagiar ministros y presidentes de comunidades, e incluso el Presidente del Gobierno entró al trapo.

Hasta que Garzón, el ministro en cuestión, por fin declaró. “Soy comunista, ¿Y qué?”

Buñuel, lo que te estás perdiendo.

Notas:
1.- Carne no apta para el consumo ha sido puesta a la venta con apoyo oficial
2.- Un presunto error del laboratorio sevillano retrasó cuatro días la alerta sobre la carne contaminada con listeria
3.- La Guardia Civil destruirá casi 20.000 paletas y jamones por un fraude en la comercialización

Más artículos del autor

Síguenos en redes sociales… Diaspora: lqsomos@wk3.org Facebook: LoQueSomos Twitter: @LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar