XXX

No sé por qué luchan algunos.

I. Jimmy se llama Francesco Puglisi.

II. Jimmy huyó de Italia tras una condena de 14 años de cárcel por «destrucción y saqueo».

III. Lo detuvieron en Barcelona en junio del año 2013 y lo deportaron a su país.

IV. ¿De qué está hecha la destrucción y el saqueo? De una ley de Mussolini.

V. ¿Qué peligro justifica 14 años de la vida de un hombre? La insumisión, como siempre.

VI. Jimmy fue víctima de una caza de brujas que empezó a principios de siglo, durante la Cumbre del G8 en Génova (2001).

VII. Y con Jimmy, Alberto Marina, Francesco Luca y Alberto Funaro, quien acaba de salir de la cárcel de Perugia.

VIII. Díaz, no limpiéis esta sangre.

IX. Ya no queda mucho del sueño de democracia.

X. Dicen que Génova queda lejos y que el pasado, pasado está; pero este pasado estalla por toda Europa.

XI. Montajes policiales parecidos. La misma corrupción de la Justicia. La misma impunidad política.

XII. Lo que no muera por la ofensiva institucional contra los derechos civiles morirá por la dictadura de los medios de comunicación.

XIII. El campo de la información se ha reducido tanto que los ciudadanos se convierten en súbditos sin necesidad de cambiar las leyes.

XIV. Se esclavizan solos.

XV. ¿Qué contrapoder se puede crear cuando las ideas que se debaten en asambleas y organizaciones salen de los grandes medios?

XVI. ¿Qué contrapoder se puede crear cuando se admite el tempo político del enemigo?

XVII. ¿Qué lucha merece la pena si se abandona a los nuestros?

XVIII. O mejor aún: ¿De quién es la lucha que abandona a los nuestros?

XIX. Jimmy lo tiene crudo. Los Jimmy lo tienen crudo. Con ellos no hay famosos que toquen a rebato.

XX. Los Jimmy llevan capucha. Pueden manchar.

XXI. Y la gente aplaude a unos héroes de ondas, libros y columnas que jamás defienden a nadie que manche (ni ponen la cara por los que no tienen poder).

XXII. La gente sigue la política de los medios y los medios les hacen la política.

XXIII. Los medios. Comparado con esto, la URSS fue el no va más de la libertad de expresión (de la calidad, ni hablamos).

XXIV. El 15M (2011), los chicos de las calles pusieron en duda el mundo.

XXV. El 16M llegó la prensa progresista y dijo: eh, no pidáis la luna; baste una ley de transparencia y una ley electoral.

XXVI. Los chicos les hicieron caso.

XXVII. Consecuencia: el mundo, perdido y, por supuesto, ni ley electoral ni transparencia.

XXVIII. Mil días después del 15M (2011), seguimos donde estábamos. Doce años después de Génova (2001), detuvieron a Jimmy.

XXIX. No sé por qué luchan algunos.

XXX. Yo sigo aquí por Jimmy.

* Escritor y traductor literario. Editor del diario La Insignia

Otras notas del autor

 

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar