Yo también fui fan de Gary Cooper

Al diario “Las Provincias

Sr. Director.

Le ruego que, de ser posible, publique Ud. el presente escrito en la sección Cartas al Director.

Con mi agradecimiento, reciba Ud. un cordial saludo.

El pasado jueves leíamos en este diario una colaboración del Sr. D. Rodríguez que era todo un panegírico del actor Gary Cooper.

Me gustaría decirle a este señor que, para empezar, “El hombre tranquilo” no fue interpretado por este actor, sino por John Wayne. Pero, yendo al fondo de la cuestión, su película “El sargento Cork”, basada en la vida del “patriota” Albin C. York, no es algo como para recomendar a nuestros jóvenes, ya que, dicho en pocas palabras, solo se trata de un canto al militarismo, tan afín a ese pueblo norteamericano que, desde sus orígenes, no ha hecho otra cosa sino exterminar pieles rojas e invadir países, amén de reprimir a su propio pueblo, como lo acreditan las múltiples intervenciones armadas en Nicaragua, Honduras, Cuba, Viet Nam, China… y así hasta 27 países, sin contar las ejecuciones de Sacco y Vancetti de 1927, ni los asesinatos de las mujeres trabajadoras de Manchester ,ni los obreros asesinados en Chicago el Iº de mayo de 1886, ni la masacre de indios lacotas en Wondeed Knee en 1890, ni los miles de muertos con que se llenan nuestras pantallas de TV a diario con la últimas aventuras del Sr. Bush en Iraq e Israel.

Pero lo que me obliga a responder al Sr. Rodríguez es aclarar que, en tanto que los también actores John Garfield, James Cagney, Charles Chaplin, Burges Meredith y Marlen Dietrich se solidarizaban abiertamente con la República Española durante la guerra civil que desencadenó aquí el “innombrable” en 1936, mientras un poeta como Federico García Lorca era fusilado, D. Antonio Machado moría de tristeza en Colliure al ver asesinada a su amada República por los generales felones, Miguel Hernández moría de abandono en una cárcel franquista, el Presidente de la Generalitat era devuelto por la Gestapo al “extinto” y fusilado en Montjuich en 1940, mientras que en Madrid eran fusilados alrededor de 200 personas, incluidas 13 jóvenes mujeres conocidas como Las 13 Rosas, por ser algunas menores de edad, en tanto el nombre del director estadounidense Dalton Trumbo no podía aparecer en los créditos de sus propias películas y gentes del cine USA eran encarceladas por izquierdistas, dicho actor, junto a Robert Taylor y Elia Kazan, también del gremio, actuaron de soplones fascistas cola-borando con el Comité de Actividades Antiamericanas del Sr. MCarthy, dejando sin trabajo a numerosas personas por el simple hecho de ser sospechosas de pertenecer al Partido Comunista.

No deja de ser triste que, en tanto unos triunfan y pasean su “careto” por las pantallas de medio mundo, sin comprometer siquiera su firma contra la pena de muerte del matrimonio Rosemberg, Juan García , El Corredera, por ejemplo, era vilmente ejecutado a pocos pasos de aquí y los sediciosos generales de marras convertían España en un inmenso penal.

Lamento de veras no disponer de más espacio aquí para responder esa carta de forma debida.

Más artículos del autor

Un comentario sobre “Yo también fui fan de Gary Cooper

  • el 8 febrero, 2017 a las 15:53
    Permalink

    las peliculas y articulos que entregan tienen bastante valor…. muestran verdades y realidades sin otro objetivo ….gracias ..

    Respuesta

Deja un comentario