17J Ceuta: No somos invisibles

Agencia Mp3*. LQSomos.

Sábado 17 de julio a las 18:00 horas en la Plaza de los Reyes de la ciudad de Ceuta. Concentración bajo el lema: «No somos invisibles«. También en Madrid, Málaga, Bilbao, Canarias, Melilla y Jaén

La crisis diplomática entre el Reino de Marruecos y España, de la cual las fronteras de Ceuta fueron testigo del drama migratorio y humanitario durante el mes de mayo, se traduce en la actualidad en una situación de precariedad invisibilizada y desatendida por parte del Gobierno Español.

Ante una insuficiente respuesta institucional, las personas en movimiento que ahora están en la ciudad ceutí -muchas de ellas en situación de calle- se están organizando para denunciar las condiciones en las que viven, soportan y a las que se tienen que enfrentar; como son:
Los recursos habilitados son naves industriales que no disponen de la infraestructura básica para vivir (no hay baños, cocinas, habitaciones, etc.). Las condiciones son deficientes y estas naves improvisadas se convierten en un espacio para pernoctar pero no para vivir. Además, no se les da ninguna garantía en cuanto a la regularización de su situación a quienes ingresan en estas naves.

Estas personas están sometidas a una violencia constante. La ciudad ceutí funciona como un estado policial. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se pasean por las calles haciendo redadas deteniendo a personas indocumentadas que están en la calle para llevarlas a frontera y expulsarlas sin las garantías legales que son propias de estos procedimientos de expulsión/devolución (como el derecho a un intérprete, derecho a ser informado, presentación de alegaciones, etc.). Además, conocemos de primera mano numerosos testimonios de personas migrantes que han recibido palizas por parte de esta institución.

Otra forma de violencia más implícita y, por consiguiente, difícil de ver es la administrativa. Muchas de las personas que entraron en mayo desean solicitar asilo. La Administración se ha visto desbordada al no disponer de los recursos necesarios para atender correctamente esta situación. En primer lugar se puso en marcha un laberinto burocrático que, malamente explicado a las personas solicitantes de protección internacional, no servía de nada pues cuando llegaban a frontera a formalizar su petición, recibían evasivas por parte de los trabajadores de la Policía Nacional (“vuelva mañana”). En segundo lugar, se ha puesto en marcha un procedimiento exprés para resolver las peticiones de asilo: en el plazo de 1 mes (normalmente el plazo que se da para saber si la solicitud es admitida a trámite o no) se resuelve la solicitud de asilo: concediendo la protección internacional o denegándola. En este último caso, la respuesta negativa se acompaña de una orden de expulsión. Este procedimiento extraordinario no tiene base jurídica y llama la atención que, con la complejidad que comportan estos procedimientos, se estén concentrando en un mes.

Manifiesto concentración 17J
No somos invisibles

Entre el 17 y el 19 de mayo, más de 10.000 personas de diferentes nacionalidades y perfiles entraron a Ceuta desde las ciudades vecinas de Marruecos. Con motivo de las llegadas, el Gobierno Español puso en marcha dispositivos militares, policiales y humanitarios con el objetivo de abordar la situación. Como ya ha sido denunciado por varias entidades, la respuesta careció totalmente de un enfoque de Derechos Humanos: por un lado, los recursos empleados resultaron insuficientes dada la situación de emergencia y las carencias de elementos básicos; por otro lado, se realizaron expulsiones forzosas sin respetar el derecho a solicitar asilo y sin las garantías legales pertinentes.

Desde entonces, recursos como el CETI (Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes), se han puesto a disposición de ciertos colectivos según su país de origen, denegando la entrada principalmente a población magrebí. Todas las personas que se encuentran en esta situación cumplen con el perfil para poder acceder al programa de Atención Humanitaria, por lo tanto, el Estado Español es el principal responsable de la situación de miles de personas migrantes que se encuentran en la ciudad de Ceuta sin ningún tipo de respaldo o protección oficial. A día de hoy, seguimos sin tener una respuesta por parte del Gobierno de España a la situación que estamos viviendo de excepcionalidad.

Tal como vivimos la primera semana después de nuestra entrada a Ceuta, muchos de nosotros seguimos siendo víctimas de devoluciones forzosas de manera automática y sin garantías legales. En el procedimiento, nos detienen a los jóvenes –a veces a los menores– por la calle, obligándonos a subir en furgones policiales para llevarnos a la frontera, donde se nos fuerza para ser expulsados de España. Vivimos en un estado constante de alarma y tensión fruto de un estado policial instaurado en la Ciudad Autónoma en la que las redadas en espacios públicos de la ciudad son constantes.

Todas las personas que estamos aquí creemos que mejorar la situación actual es cuestión de voluntad política y, por ello, pedimos:

1.- Que se detengan las redadas en las vías públicas y las devoluciones a Marruecos ejecutadas sin seguir los procedimientos legales. A su vez, que las devoluciones realizadas hasta el momento sean investigadas en base a las leyes nacionales e internacionales.

2.- Que se ofrezca una acogida integral y digna atendiendo a la situación de emergencia humanitaria que se ha ido perpetuando en el tiempo tras la llegada de miles de personas por la frontera terrestre y marítima.

3.- Que podamos acceder al programa de Atención Humanitaria gestionado en el ámbito de la Secretaría de Estado de Migraciones.

4.- Que se creen mecanismos de reubicación para personas adultas en la península. Trasladándonos desde Ceuta como lugar de recogida hasta los dispositivos de acogida o lugares de ubicación de las redes sociales y familiares.

5.- Que se tenga en cuenta que la situación que se vive actualmente en Ceuta es el resultado de un juego político entre España y Marruecos, y que por ello, España es responsable de la situación de desamparo en la que nos encontramos. Que se reconozca que nos han usado como moneda de cambio.

6.- Que se regularice ya nuestra situación y salgamos del limbo legal en el que este juego político entre España y Marruecos nos ha colocado.

7.- Que se nos permita trabajar, y se valoren nuestras profesiones con el objetivo de poder aportar con nuestras capacidades.

8.- Que se dejen de explotar los recursos materiales y humanos de nuestros países de origen, expolio que nos expulsa y nos obliga a migrar. Basta de políticas extractivistas y neocoloniales.

9.- Que se reconozca el derecho a migrar. Exigimos al gobierno actuar en base a los principios y compromisos firmados en el Pacto Mundial para la Migración.

10.- Que se reconozcan nuestros derechos como personas, que se cumpla la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Se trata de una iniciativa promovida por las propias personas que están viviendo esta situación, y que desde Maakum y No Name Kitchen también apoyan.

Sábado 17 de julio a las 18:00 horas en la Plaza de los Reyes de la ciudad de Ceuta. Concentración bajo el lema: «No somos invisibles«. También en Madrid, Málaga, Bilbao, Canarias, Melilla y Jaén.

Síguenos en redes sociales… Facebook: LoQueSomos Twitter: @LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar