8- 12 de Octubre: correspondencia de cuarentena

Luz Modroño*- Enriqueta de la Cruz*. LQS. Noviembre 2020

Decimoséptima entrega de este hilo de la correspondencia entre Luz y Enriqueta, un hilo epistolar rojo, republicano, que es de hablar claro. Volcando ahí de forma personal sus observaciones, inquietudes, deseos de colaborar con lo que saben hacer, aquí nos comparten este mundo epistolar creado entre ellas dos

VOZ DE ENRIQUETA

8 de octubre

Hola de nuevo, amiga mía. Cuéntame qué tal, qué planes tienes respecto a tus proyectos con los refugiados, y en Madrid, todas esas cosas previstas… ¿Cómo lleva la capital este calvario?

Yo seguiré en el sur por el momento, tentada a ni siquiera escribir para no parecer una enmienda a la totalidad a la totalidad de los horrores que siguen poniéndoseme enfrente de mis ojos. Pero como tú dijiste un día, mejor continuar, voy a seguir, como tú, porque hay que dejar constancia.

Le cuento a los sin techo y necesitados que piden por la calle lo del salario vital y que hay hasta anuncios en paredes de dónde solicitar. Pero ellos se muestran escépticos y es que no les hacen mucho caso. Yo no les desanimo, al contrario, aunque sé que leí una noticia sobre cómo les torean con una empresa interpuesta encima para ir alargando la cosa y sin intención de atender las necesidades más elementales (y por cierto amparadas por la Constitución cacareada…) de los pobres. Si se están haciendo tantos esfuerzos para que perezcan de una vez y desaparezcan de este mundo club de gente guay bien pagada, pues eso… Los teléfonos no funcionan son el teléfono escacharrao más bien. Servicios públicos esenciales. Nada. Ajo y agua. Y seguro que se les ocurrirá que los excluidos abran cuenta corriente y domicilio para cobrar unas perrillas y comer. Es un asco… En vez de poner ventanillas y facilitación de veras… Capotazos van y vienen y si existiera Larra pues volvería a escribir el Dios nos asista.

Si es que demasiada paciencia tiene el personal…

Ya no es que se necesite en este no país lleno de ciénaga, metástasis y demás de lo peor, el gobierno Kérensky, puesto que no puede ser una Duma decente la que dejemos de rey sustituto con la extrema derecha de siempre dentro, esa que padecemos ahora desplegada en la santa trinidad de esos tres partidos (todos iguales pero algunos más pavoneándose de su jugo bilioso y las flechas, perdón de ese yugo que nos quieren imponer, esos del testa de metralla y pistolón, de tierra de cementerio, agusanada). No puede ser ese parlamento sin rey pero con Roque fascista y las estructuras intactas (no se ha roto con el exoesqueleto del franquismo, ya polvillo con tufo, hueso a demoler por el propio Sistema de la élite de ahí afuera, chatarra, pero algo servible aún como coco con el que amenazar si no nos dormimos a gusto del nuevo capital de la nueva normalidad (para ellos será “normalidad”).

Es que vamos a tener que ir a la de Lenin, a una revolución en toda regla, que es la que se quiere evitar no solo aquí, sino en todo el mundo, debilitando estructuras, países, hasta Europa entera que ya no es, sino una ilusión de UE con algunos flequillos o hilillos molestos colgándole, como el Reino de España, a punto de caramelo si no presenta pronto proyectos claritos para recibir algo de pelillas, si no garantiza de veras que cuatro golfos se lo vuelvan a gastar en gambas. Sí, como el Reino de España, con sus tantos pobres súbditos que no se enteran más que lo que les cuentan en los medios de desinformación y desprogramación mental… Pero con tantos otros que toman conciencia y se preparan… Porque como dice La Marsellesa, vienen a por nuestros hijos… Y nietos. Menudo futuro como no despabilen.

¿Qué podemos pedir a la suerte, si no reaccionamos con la verdadera suerte que siempre funciona: nuestro trabajo de hormiguitas? Como mucho que hagan otra ley de Memoria pero sin memoria. ¿Qué esperar con franquismo aún legal, con verdugos con su buena pensión de matarifes, con sindicalistas líderes defendiendo a Marín Villa, con esas vergüenzas de X de terrorismo de Estado y torturas sin fin, con esos liquidadores de empresas y killers de trabajadores? Mira, por cierto, que salirnos con esas Nicolás Redondo, y cia…

Veo un ridículo vídeo de esos que se deben financiar en los laboratorios de revoluciones de pega, donde nos instruyen de que somos clase obrera (la mayoría). Ahora justo que ya nos hemos enterado perfectamente pues estamos más que jodidos-as. Que lo hubieran advertido, que nos hubieran abierto los ojos cuando al Sistema convenía que fuéramos consumidores de lujos efímeros, matadores de nuestra conciencia y tiempo para nosotros, matarifes de nosotros mismos, malos compañeros y “malas madres” (ay ese ridículo club de machirulas que se puso de moda hace dos tardes, pareciera que hace un siglo ya tan deprisa que va todo). Que nos hubieran formado a tiempo sobre las trampas en las que participó hasta el tato.

Ahora lo que hay que hacer en un video para la toma de todos los palacios de invierno que quedan intactos y nos congelan el amor y el alma humana. Y organizar a los descontentos en vez de representar (aunque sea inconscientemente, no digo que sea a conciencia porque si no…) desde el comunismo los intereses de los clubs de juego y quitarles los moscones ya adictos para quizá que hagan más clientela nuevecita sin mácula y que se endeuden hasta ahorcarse con sus deudas más muchachos. Con una mano se representa una función y se critica al rey sin jugársela a todas con la República, y con la otra se hace de maestresala del capitalismo desde el anticapitalismo. ¡Qué cosas! Sí, valiente cosa, sí, para que lo vieran Marx y Engels. Y encima han prohibido a sus militantes criticar al gobierno porque precisamente tienen algunos ministros colocados y todo el séquito que ello conlleva. Por un puñado de empleos… Para algunos… Quizá, bien pensando, forme esto parte de estrategias revolucionarias a futuro (sacrificando el presente y cagándola desde la Transición acá cada día más y más, traicionando profundamente las esencias), pero yo no veo por parte alguna eso posible con este camino del tole tole que se ha elegido, soy muy machadiana, ¿qué le voy a hacer…?

Los políticos se comportan cada vez más como esos malos compas de empresas cabronas donde tras tomar el cafecito amable contigo, te apuñalan. Hacen los gobiernos que no se llevan con la oposición, por ejemplo, y luego en plan machista, plaf, de repente le prestan ayuda con su sorna de titular, enfatizando que van a Sol, por ejemplo, a ver a esa mujer que no se entera de nada, así en un tono machirulo y de mal compa, de tipo tranqui que sabe que tiene un margen para chotearse de lo mal que ha usado sus herramientas ese rival-compa sobre el que se puede obtener una pírrica victoria, una ventaja de ventajista, no obstante sabe asimismo que están en la misma empresa SA de chanchullos y máximos atropellos, tope de corrupción; que están toditos al mismo rollo de enriquecimiento y obediencia al teléfono rojo que les dice lo que tienen que hacer y cómo engañar al ciudadano-súbdito, y cómo ir aguantando el chorreo de pasta y de postureo y de cagadas el rey, cómo irle lavando el culo, ir de palanganero mientras Suiza determina y en nombre del negocio S.A. se le quita de en medio (que esa y no otra será su guillotina, la del monarquita malmetedor contra la mayoría de España y dilapidador de sus escasos recursos, dicen algunos). Pero que es un rollo que se permite bromas en plan cabroncete, ya digo, en vez de, como ha pasado con la sanidad madrileña, proteger al ciudadano sin más contemplaciones, con honor y dignamente.

Los que hemos estado en empresas cabronas sabemos de jueguecito, hemos leído ese libro, como se suele decir. Y hay que ver qué cosas se están viendo que cada vez se parecen menos a política y a interés general y más a cuestiones de crímenes de lesa humanidad. Porque este exterminio de cifras de atentados diarios sin medidas visibles de responsabilidad real para remediarlas, con brazos casi cruzados o totalmente así, da miedo, es denunciable y a perseguir de oficio.

Hemos descubierto de repente que somos un país pobre, mal gestionado y que como no se ponga a buscar el tiempo perdido y lo encuentre… mal va. Dice un contrainteligencia ruso que nos vamos a ir a cero, a la mierda, aunque lo dice más fino. No me extraña. 80 años de tiempo perdido es mucho.

Bueno, Luz, intentaré seguir escribiendo. Pesa la responsabilidad. Me encantaría ir aumentando en esperanza y poder contar cosas mejores, eso sobre todo, pero porque reaccionemos en masa, pero masa por número numeroso, no porque carezcamos de cabeza. Lo contrario es lo que necesitamos. Recuperar la cabeza y el corazón, el sentido común y el amor al prójimo, empezando por querernos a nosotros mismos porque si no… La boda de Rosa de Itziar Bollaín, muy buena al respecto…

Creo que la democracia aún puede encontrarse, rescatarse, de entre los escombros de esta ruina de país. Y eso se llama República y comenzar desde ella la reconstrucción seria, sensata, desde la que fortalecernos y dar señales y brazos al mundo para poder aportar en firme, no ser ese estorbo, ese basurero donde llevar los experimentos de obediencia poblacional y probar los chips de dominación del hombre robot, donde poner el próximo Casino, donde sembrar de droga nuestros parques para aniquilar a nuestros jóvenes (el reino de Juan Carlos y Felipe el señor X ya lo consintieron con barra libre para la mafia tras el 82 y el golpe amenazante del 23-F, todo parte de un todo). No ser ese lugar donde sentar la nueva Habana batistiana, las Vegas europeas… Donde abrir el centro de citas de la pederastia mundial, el lugar de solo las bases guerreras y los escudos antimisiles, más fábricas de minas anti persona y otros artilugios y astilleros para la guerra. Es lo que nos espera como muy poco, si no reaccionamos…

VOZ DE LUZ

12 de octubre

Querida Enriqueta, has de perdonarme. Ayer terminé hablando de Grecia. Y es que una parte de mi alma –o mi corazón o mi sentir, llámalo como mejor te plazca pues todo es lo mismo y no es otra cosa que ese sentir-con en la piel del perseguido, de la amenazada. De tanta y tanta gente que en pleno siglo XXI y tras el largo recorrido ya de la vida de la Declaración de los DDHH sigue sin tener derecho a nada, ni siquiera a la propia dignidad o a mantener esperanza alguna.

Pero hoy no quiero comenzar sin hacer referencia a la última parte de tu escrito, aquella que se refiere a la apertura de las escuelas. No carguemos la responsabilidad sobre profesorado y familias, al menos, no toda. Se rebelan, se vuelven contra esa obligación de llevar a sus hijos e hijas a un espacio donde la seguridad y la protección frente al virus es mínima. Pero la fuerza de lo impositivo es mayor. Y sí, no son todos. Porque como es habitual si fueran todos otro gallo cantaría. Pero, efectivamente, la sumisión y la obediencia al poder y a la norma sea o no coherente de una mayoría puede contra la rebelión de una minoría. Pero, haberla hayla. Hay rebelión y disgusto y mucho, mucho cabreo por parte de los claustros de profesores, y también de las familias que se ven obligadas a llevar a sus hijos e hijas al centro educativo. La enseñanza on-line exige tener un ordenador en casa y no veo yo a la señora Ayuso promoviendo y dando facilidades a las familias para ello. Y hay muchas familias, sobre todo en las zonas como Carabanchel o Vallecas a las que les cuesta sobremanera llegar a fin de mes o que ni siquiera llega. La pobreza en Madrid es elevada, querida amiga, por más que se trate de ignorar u ocultar.

Hace unos día hablaba con una compañera de mi antiguo instituto y me contaba la angustia que viven día a día. Conocedores y conscientes del peligro que corren y de la falta de cualquier tipo de medida que les proteja. Vamos a morir como conejillos, me decía, si no por el virus por el frío en cuanto empiece a hacerlo. Damos clase en espacios sin ventilación alguna ni ventana que pueda abrirse, diecisiete personas de bachillerado. Y, en las aulas, la situación no es mejor. Las ventanas abiertas y las mascarillas asfixiantes es la única protección que esta persona que dirige la Comunidad de Madrid, nos ofrece” Por lo demás, ¿cómo no estar de acuerdo con lo que planteas? Sólo que echarlos, no lo olvidemos, si se les echa pacíficamente, sólo puede hacerse a través de las urnas. Y las urnas hablaron.

Falta conciencia, querida amiga. Falta saber que somos más y que podríamos hacer valer nuestros principios si fuéramos capaces de unirnos y, sobre todo, de llegar a acuerdos. Algo que parece harto difícil. La individualidad imponiéndose sobre lo colectivo. El Parlamento se ha convertido en una jaula de grillos, en un lugar de disputa y enfrentamiento, de insultos y palabras soeces… en vez del lugar del diálogo, el encuentro, el debate y el convencimiento a partir de la Razón. Y el acatamiento democrático de las mayorías. Hace unos días fue público la serie de insultos, enfrentamientos, burlas hacia el contrincante. Vergonzoso. Algún día, las hemerotecas recordarán sabiamente todo esto y podrán las historiadoras comprender el objetivo que a nadie hoy se nos escapa: hacer cambiar el voto de las urnas desde la violencia verbal e ideológica, el apabullamiento, el insulto… que en el fondo, tan bien parece funcionar en este triste país nuestro.

Es cierto que parece que el salario mínimo vital está costando mucho tramitarlo, más en aquellas Comunidades regidas por los ultramontanos que tuvieron la desfachatez de votar en contra del mismo. Es una constante, cualquier camino sirve para no acatar los acuerdos emanados del Parlamento y utilizarlos contra los elegidos en las urnas para llevar las riendas del país. El arte de desprestigiar, mentir, engañar, entorpecer, confundir es un deporte de larga tradición y fuerte entrenamiento. Pero, qué va, no van a morir ni quieren que mueran. No habría entonces quien limpiara sus casas, cuidara sus enfermos o cortara las flores secas y mustias de sus jardines. Con que esas flores habiten en sus almas ya es suficiente. Larra también podría reescribir el Vuelva usted mañana. No llegaremos a coger una pistola pero las calles sí nos echan de menos. Ahora que ahí está la ley mordaza sin derogar aún aunque dicen que parece que va por buen camino. No sé qué camino será ese que tan largo y difícil parece de recorrer. O es que hay interés en que no se derogue? Ahí dejo abierta la pregunta.

Yo no quiero perder la esperanza en la democracia, querida amiga. Las dictaduras sean del signo que sean o vengan de la mano que vengan son todas iguales, tan sólo cambia el apellido y me da igual que se llame fascista o del proletariado, al fin son sólo sobrenombres adornando al nombre principal. Y suficientemente ha hablado la historia de lo que suponen y traen parejo.

Claro que al calor de la recientemente reformada Ley de la Memoria Histórica se están cometiendo auténticos atropellos a la libertad, la historia y la democracia. En cuanto giran la esquina se les ve el plumero. Acumulan en su acervo el rencor, la maldad, el odio, incapaces de asimilar que han perdido la capacidad de mandato hegemónico arrecian en cuanto pueden contra todo lo que suponga libertad, igualdad, justicia. Y si Manuela quitó los nombre de las calles dedicadas a asesinos franquistas como Millán Astray, el actual alcalde de un plumazo nos quita el recuerdo de Indalecio Prieto y Largo Caballero a propuesta de VOX apoyada por el PP y C’s, ese partido que terminará diluyéndose en la nada pero no sin antes haber dejado su impronta al lado de esa derecha casposa, sucia, rencorosa que es la derecha española. Están llenas de odio sin asimilar su papel histórico ni responsabilizarse del actual. Para ello han tenido que retrotraerse a tiempos de Zapatero ignorando la resolución del Parlamento europeo de septiembre del 19. Parece una pesadilla de la que sentimos que vamos a despertar pero que va, ahí está bien anclada, bien sujeta por los votos o la abstención de los que prefieren la indiferencia al ser consecuente. Porque una cosa te digo, prefiero ser crítica y empujar desde mi voz y mis pisadas en la calle a un gobierno que se acerca a lo que yo quiero que soportar este abuso del poder siempre ejercido por esos ultramontanos que se dicen conservadores cuando lo único que pretenden conservar son sus privilegios de clase y casta.

Entregas anteriores:
Primera correspondencia 14-16 de abril
Segunda correspondencia 14-16 de abril
Tercera correspondencia 28 de abril-1 de mayo
– Cuarta correspondencia 13-19 de mayo
– Quinta correspondencia: 20 de Mayo
– Sexta correspondencia: 22 – 24 de mayo
– Séptima correspondencia: 26 – 30 de mayo
– Octava correspondencia: 31 de mayo – 2 de junio
– Novena correspondencia: 3 – 4 de junio
Décima correspondencia: 7 – 9 de junio
Undécima entrega: 14 – 15 de junio
Duodécima entrega: 17 – 18 de junio
Decimotercera entrega: 23 – 24 de junio
Decimocuarta entrega: 1 – 2 de julio
Decimoquinta entrega: 3 – 4 de julio
Decimosexta entrega: 1 – 4 de octubre

* Las autoras de la correspondencia:

Luz Madroño es profesora de Historia en Secundaria, es doctora en Psicología, psicóloga, por tanto, que también que en estos momentos echa una mano al que puede y necesita; es activista social, trabaja por los derechos humanos a pie de obra y recientemente ha llegado de Lesbos, en ese lugar donde los refugiados se debaten entre el vivir o vivir, porque hay que sobrevivir, porque llegaron de un infierno para meterse en otro, pero no se rinden. También Luz está vinculada a la UNESCO desde su presidencia del Centro en Madrid, donde organiza estupendas jornadas. Feminista, mujer de mundo, honesta… Y mucho más.

Enriqueta de la Cruz, es escritora y periodista. Cinco novelas publicadas enraizadas en Memoria Histórica, presente y nuestro futuro. La última: Despertando a Lenin, de reciente aparición y dos libros de conversaciones con el republicano y ex presidente del Ateneo Científico, Literario y Artístico de Madrid, César Navarro, psiquiatra, humanista, políglota y sobre todo, buena y culta persona. La última, Tiempos de plomo y ceniza, acaba de salir de imprenta. Colaboradora en LoQueSomos y otras Web alternativas, enormes grupos de gente imprescindible, a la que admiro por ser luchadora, comprometida.

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar