Astorga: Remunicipalización, conciencia, modernidad y ejemplo

Astorga

Por Jorge Neira*. LQSomos.

En líneas generales, para la mayoría de la población y usuarios/as, hablar de los servicios públicos municipales no conlleva grandes debates, intercambio de puntos de vista o análisis. Por desgracia, esos elementos quedan para la política y ni aún así, generan atención en la ciudadanía, a veces tampoco entre los grupos políticos.

Los servicios públicos (ss.pp.) tienen una gestión de los mismos y en las últimas décadas, bajo un planteamiento político neoliberal, esa gestión se privatiza con demasiada facilidad y de manera recurrente por los gobiernos municipales, autonómicos y estatal. También tienen una finalidad social, hacer más amable el entorno urbano, cubrir y atender las necesidades de la población, ofrecer distintas posibilidades a los usuarios/as y esto, bajo una gestión empresarial, pierde todo el sentido al entregar el control a un intermediario que tiene como principal necesidad, crear riqueza para un consejo de administración y sus accionistas.

Los servicios sociales, el ciclo integral del agua, el transporte, la recogida de las basuras, la limpieza viaria, la conservación de los espacios verdes, la recaudación de impuestos, la atención ciudadana, los servicios funerarios, la educación, la sanidad,
los autopistas, los aeropuertos y tantos otros ss.pp., son entregados a manos privadas eludiendo la responsabilidad de la eficiencia y la eficacia que los servidores públicos deben ser capaces de otorgar a dichos servicios.

Hoy en día pocos municipios podemos encontrar con la totalidad de sus ss.pp. obligatorios gestionados de manera directa por el propio ayuntamiento. Uno de ellos es Pasaia (Pasajes) Guipúzcoa, que en 2014 recuperaron la gestión del último servicio que estaba privatizado. Pero lo normal es encontrar la mayoría de ss.pp. privatizados en los ámbitos municipales, autonómicos y estatal como he referido anteriormente.

Pese a la realidad cruel del deterioro de nuestros ss.pp. bajo manos de empresas, grupos multinacionales y fondos de inversión que generalmente son profesionales en el mundo financiero o de la construcción y poco tienen que ver con le gestión de servicios delicados como pudieran ser los servicios sociales, existe otra corriente, también real, de iniciativas políticas y sociales que trabajan para recuperar la gestión de ss.pp. privatizados, contándose en más de un centenar en los últimos 15 años y con indudables resultados positivos.

Creo necesario, aludiendo a la realidad remunicipalizadora, escribir sobre el caso de Astorga, ciudad bimilenaria y acogedora de belleza visual palpable, en la que recientemente se decidió recuperar la gestión de la recogida de basuras, la limpieza
viaria y el punto limpio del municipio. La idea que se forjó compromiso en un programa electoral de IU Astorga sobre la intención de la recuperación de estos servicios y que se ha ejecutado de manera inteligentemente legal, ha sido un ejemplo en su materialización y lo es en su proyecto global.

La remunicipalización se pone en marcha con la entrada de IU Astorga en el gobierno de coalición con el PSOE astorgano aportando dos concejales en la legislatura que comenzó en 2019: José María Jañez y Nuria Bautista. Aunque sería oportuno decir que el comienzo de todo es unos años antes con la formación jurídico administrativa del que fue concejal de Hacienda hasta junio pasado, Chema Jañez, que venía estudiando las posibilidades y pasos que se deberían dar en esta remunicipalización.

Con los informes legales y económicos oportunos, con el esfuerzo didáctico de convencimiento hacia sus compañeros/as de gobierno, con la transparencia en todos los pasos incluida la participación de los trabajadores que prestaban sus servicios en
la empresa privada que gestionaba el servicio y con una capacidad de trabajo formidable por parte de los dos concejales de IU Astorga, tras la necesaria aprobación en pleno, el 1 de enero de 2022 se comenzó a gestionar de manera pública el servicio al concluir la concesión que venía prestando Urbaser, propiedad del fondo estadounidense Platinum Equity.

La conciencia del equipo de gobierno de Astorga para trabajar en esta remunicipalización, tiene que ver con el compromiso del deber público que se adquiere al ser elegido para ordenar y organizar los deberes y obligaciones municipales. Tiene que ver con el sentimiento de “ss.pp. igual a riqueza de los ciudadanos/as”, tiene que ver con un pensamiento de solidaridad de mejorar las condiciones de los trabajadores/as y tiene que ver con una visión política rotunda al servicio de las personas.

En el proceso se subrogó a 18 trabajadores, se contrató a 4 personas más, se les mejoraron las condiciones laborales con un convenio propio y se les dio sentido de pertenencia a la nueva empresa pública creada para la ocasión, ECOASTÚRICA.

La modernidad como finalidad del proyecto remunicipalizador, fue la apuesta desde un principio por parte de los concejales Jañez y Bautista. El proyecto actual es un sistema de recogida selectiva de basuras diario con una franja horaria concreta, con separación de residuos para su reciclaje, con reorganización de las labores y el número de trabajadores/as dedicados a cada una de ellas y todo ello con una inversión para mejorar y ampliar el parque móvil y la maquinaria.

En cuanto a lo económico, el pago del IVA y el beneficio industrial que no reportaba nada en el servicio con la gestión privada, ahora es parte real de la inversión total del servicio. Pero no solo el 100% del presupuesto dedicado anteriormente a la concesión privada repercute positivamente en la empresa pública y su gestión, sino que se decide aumentar la inversión para mejorar la logística, el material y la infraestructura en general, obteniendo en un corto plazo una eficiencia superior que se traduce en mejor servicio prestado y mejor atención al ciudadano/a.

Astorga, su Ayuntamiento y los concejales que hicieron posible el cambio, son ejemplo de firmeza en las convicciones sociales y políticas, en la dedicación al trabajo público, en la responsabilidad de servir a sus habitantes y la honestidad de no aferrarse a un puesto. También es preciso añadir, que Jañez y Bautista son ejemplo de entereza ante los ataques de la oposición, el poder empresarial y el poder mediático provincial, que no han escatimado recursos para oponerse a la remunicipalización en Astorga, han sabido encajar, han decidido aguantar y lo han hecho con trabajo y lealtad a su programa.

Remunicipalizar, municipalizar o recuperar una gestión, es abrir brecha en el neoliberalismo atroz que condiciona lo público. Es enfrentarse al poder privado de todos los órdenes y para ello, hay que ser valientes, honestos e incansables.

* Participante en la Plataforma por la Remunicipalización de Madrid

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar