Capitalismo desastre

Crucero hundido, flexibilización laboral y acumulación millonaria

La empresa declara una pérdida de 100 millones de dólares… pero 6 muertos y 16 desaparecidos entre los pasajeros. Tripulación sin capacitación (reclutados en países «emergente»…) para enfrentar una emergencia de esta magnitud… obviamente en «concordancia» con el objetivo de la corpo: lograr mayores beneficios.

Otra historia de terror.
El Crucero Costa Concordia de la empresa Carnival Corporation -la cual sufrió una baja del 18% en sus acciones de bolsa tras este trágico accidente- es una empresa británico-estadounidense, y el mayor operador mundial de cruceros. Tiene sede en Carnival Place (Doral, Miami, Florida EEUU) y en Southampton, Inglaterra.

Entre los principales accionistas «institucionales» de la corpo, se encuentran algunos nombres conocidos para nosotros…

Informe sobre el desastre y testimonio de la jueza argentina:

El primer grupo de turistas argentinos que sobrevivieron al naufragio del crucero Costa Concordia en el mar Mediterráneo, en Italia, regresó hoy al país,…

La jueza María Inés Lona contó a su llegada a Ezeiza la odisea:

«Lona anticipó que iniciará un juicio por el hecho al sostener que no vio a «ningún oficial» de la tripulación en tareas de emergencia y remarcar que «los botes» salvavidas «no eran suficientes para todos los pasajeros».

«Otros pasajeros que estaban en el buque dijeron que (el capitán Francesco Schettino) estaba muy enfiestado con mujeres y tomando (bebidas alcohólicas)», denunció a la prensa en el aeropuerto internacional de Ezeiza Lona, quien sobrevivió luego de arrojarse al mar y nadar «entre 50 y 60 metros» en agua «muy fría» hasta «un peñasco»… La jueza definió como «de terror» a la actitud del capitán de la nave, detenido poco después del hecho pese a haber negado que abandonó al pasaje, y aseguró que el comandante «se fue primero y nunca dio un mensaje (a los viajeros): nunca apareció»… «Nos mintieron durante 40 minutos con que esto no era nada y, de pronto, nos dicen que hay que bajar», dijo por su parte María Silvina Avalos, de 41 años, una de las hijas de la magistrada. Avalos, quien padece una discapacidad física a raíz de un accidente de tránsito, añadió que «las supuestas personas capacitadas no sabían como bajarnos (del crucero cuando comenzaba el hundimiento)» y consideró que hubo «una negligencia total de la empresa» a cargo del viaje.

Avalos, abogada, continuó: «Hubo mucha solidaridad de los demás, porque no había personal de Costa (Cruceros). En medio del caos, el (empleado) hindú me dejó tirada en el piso». La mujer agregó que, cuando ella «estaba cerca del bote, no tenía el andador y no podía entrar, un pasajero italiano» la «cargó como a un bebé» y la «subió al bote».

Más artículos de la autora

Fuentes:

– «Fue superviviencia, no valentía»
El imponente Costa Concordia por dentro, antes del naufragio
Carnival Corporation se desploma en Bolsa un 18% por el accidente del Costa Concordia
Carnival Corporation (CCL)

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar