El disparate

Para que luego digan que en Canarias nos aburrimos, o en España, o en Francia, o en Irán, o en Turquía…

Los medios de comunicación, cualquiera que sea su soporte, nos están haciendo el día a día muy llevadero; vamos, casi como de guateque. Y los ciudadanos, como necesitamos de muy poquita cosa olvidarnos de nuestros pequeños problemas como el impago de hipotecas por la "leve subida" del EURIBOR, con el consiguiente embargo de la vivienda; como la minucia de asumir que ahora compramos menos artículos de primera necesidad por más dinero; como la evidencia de trabajar más horas con menos salario; como simplemente no trabajar porque los "pistoleros" (esclavistas, prestamistas) están acechando; como salir a la calle con diez euros y regresar a casa con menos treinta; como salir de vacaciones durante quince días e hipotecar las vacaciones de los próximos cinco años; como, como, como….

Tonterías "consuetudinarias" a las que no hay que dar mayor importancia. Como tampoco hay que dársela al hecho de que el Puerto de Granadilla, en Tenerife, sea un proyecto de construcción salvaje e inútil. Proyecto que ya asumen y admiten tanto la alcaldesa de Granadilla como su concejal de Medio Ambiente (puestos en esos cargos gracias a la plataforma "No al puerto de Granadilla") y que, en absoluto, asume la mayoría de los ciudadanos. U otra tontería "consuetudinaria" como el rechazo a la gasificadota (regasificadora) de Arinaga; o la que salpica inmundicia como es el caso de Las teresitas, con el alcalde de Santa Cruz de Tenerife a la cabeza.

No, no es posible aburrirse con todo este circo donde los más sensatos son los payasos y los animalitos.

Si nos vamos a España, algo más de lo mismo y contemplamos como "El Fuero de los Españoles" franquista toma nuevos bríos; la bandera es la bandera, España es Una Grande y Libre, el Rey es el Rey (sucesor de Franco), el idioma es el español y las nacionalidades… simplemente no existen ni siquiera históricamente. De ser así… la historia está equivocada y es preciso volver a las regiones: Vascongadas, Cataluña, etc.

Si nos vamos a la tan cacareada Ley sobre la Memoria Histórica vemos que ésta no deja de ser una Ley de Punto Final, a lo Menem. Pero eso sí… unos cuantos españolitos tienen la posibilidad de hacer sesenta preguntas en T.V. a los responsables de este neofranquismo y cada cual responde según los intereses electorales para el próximo mes de marzo, dos mil ocho.

Que sí, que no… joeerr, que todos vamos bien; que Canarias va a seguir siendo paraíso turístico y principal refugio de los más atroces mafiosos internacionales y, por lo demás, punta de lanza en la destrucción de su pesca y agricultura. Como estamos evolucionando hay que dar paso al nuevo patrón del desarrollo insostenible: el ladrillo.

Además tenemos la inmensa suerte, la lotería regia de disfrutar de la fraternal relación de Paulino Rivero con el Caudillo II.

Tampoco nos aburren los medios de comunicación, adocenados por docenas de miles de millones de euros, porque nos sacan la risa cuando nos hablan de la novela rosa que protagonizan el Presidente francés y su esposa. Es interesantísimo saber hurgar en las miserias humanas para que los payasos y animalitos del circo seamos algo más felices.

Y ¿cómo no? Tenemos también la película llamada "El Bueno, el feo y el malo". Los medios apesebrados nos la cuentan a diario y nos quieren convencer de que el "bueno" se llama Bush, el "feo" es la ONU y el "malo", Irán. Nos dicen en la sinopsis de la película que el bueno se cargará al malo ante la indiferencia del feo. Lo triste de esta película es que en el papel de feos estamos representados todos y todas, ciudadanos/as del mundo.

Pero no pasa nada; siempre tenemos algún recurso a mano para hacer más fehaciente nuestra fealdad: fútbol, fórmula-1 o telebasura.

Si, hablábamos de Turquía y la cosa es de verdadera risa si no fuese para llorar. Nos presentan la más que cierta invasión del norte de Irak por parte del ejército turco, evidentemente. Se trata de evidenciar (pero a la chita callando) que EE.UU. necesitaba otro frente abierto; en este caso el frente norte para liquidar cualquier asomo de insurgencia del pueblo iraquí o kurdo-iraquí. Juegan a polis buenos y malos y ahora le tocó a Turquía hacer de "malo" para regocijo del "bueno" y, como siempre, contando con la indiferencia del "feo".

Mientras todos estos paisajes indescriptibles se pasean ante nuestros ojos de manera insultante, los ciudadanos estamos inquietos por el resultado de la final del campeonato de Fórmula-1 o saber si el Vecindario, de nuevo con Pacuco Rosales a la cabeza, van a remontar el cúmulo de despropósitos que a nada condujeron y a nada conducirán.

Entre tanto, la extrema derecha se difumina en una evanescente y "tranquilizadora placidez" vivida durante (no contra) el franquismo. A su vez, la supuesta izquierda oficial se da golpes de pecho por haber perdido el rumbo de las ideas y su compromiso real con los ciudadanos, si es que dicho compromiso existió alguna vez dentro de esta "suciocracia".

Lo bueno de todo es que, al menos, en Canarias, tenemos temperatura muy cálida. Lo mejor es que, en Canarias, gozamos de la indiferencia total de la "Madre España" y ello nos abrirá la puerta del futuro como canarios, como pueblo socialista e independiente (y como estamos orgullosos de ello… en ello estamos).

Pregunta idiota que se me ocurre: En el asunto de la Ley de la Memoria Histórica que ya se aprobó para regocijo de los fascistas y de los cobardes autodenominados de izquierdas… ¿Qué se hará, en el caso del Valle de los Caídos, con las tumbas de Jose Antonio Primo de Rivera y Franco? ¿Llevarán sus restos asesinos a la calle de Génova, en Madrid, y al Pazo de Meirás, respectivamente o los dejarán en nombre de la transición en el Palacio de la Zarzuela?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar