Manzana

losotros307Jesús Gómez Gutiérrez*. LQSomos. Marzo 2015

Un viejo en el metro.

Se acerca al borde del andén, se agacha y se descuelga. Su objetivo: una manzana que, contra el gris marengo del fondo, parece menos roja donde es roja y más amarilla donde es amarilla. Estamos en la línea 1, de noche, en el centro de la ciudad; pero no hay riesgo de que pase un tren. Serán quince o quizá veinte minutos de espera.

Cuando ya tiene la manzana, saca un pañuelo y la frota concienzudamente. Algunos objetos lo dicen todo. Un pañuelo. A continuación, mira el andén como cayendo en la cuenta de que bajar es más fácil que subir, así que me acerco al borde y le indico la escalerilla del principio del túnel. Somos pocos; a este lado, él, yo, una pareja que está a lo suyo y una chica sentada en el suelo, con los cascos puestos; al otro, el dependiente de uno de los chinos de la zona, con sus bolsas cargadas de vete a saber qué.

Mano a peldaño, mano a mi mano, pie a peldaño y así, con alguna dificultad, vuelve arriba. «Es mi cena», dice.

Más artículos del autor
* LQSomos en Red

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar