Más terrorismo biológico

Por Nònimo Lustre. LQSomos.

Diez estampas femíneas, segunda parte o continuación de continuación de los collages de la serie «Mujer». Historia de la mujer occidental: de la mutilación a la esclavización pasando por los magnicidios…

Dícese que los elefantes –y las elefantas- no tienen cáncer o que lo padecen en magnitudes mórbidas menores. Y algunos lo atribuyen a su tamaño. Ahora bien, los elefantes llegan a los 60 años pero la ballena les supera porque puede cumplir los 70 años. La lógica popular suponía que, cuanto más grande sea el cuerpo, más abundarán los oncogenes pero, a mediados del siglo XX, el epidemiólogo Richard Peto descubrió que sucedía al revés: el cáncer disminuía en razón directa al volumen del animal –se la conoció como la Paradoja de Peto. En realidad, entre esos paquidermos muere de cáncer el 05% de los que lo contraen porque poseen el gen TP53 –entre los humanos, fallece el 25%.

La Humanidad vacuna a cuanto animal se aproxime demasiado -ejemplo, son obligatorias varias vacunas caninas contra el moquillo, la rabia, la parvovirosis, etc. Y esto es porque el Sapiens sapiens presta mucha más atención a la Zoonosis que a la Antroponosis; es decir, que, en su fanático Antropocentrismo, cree que los animales nos transmiten contagios pero que nosotros no transmitimos nuestros morbos a los animales. Lo cual, evidentemente, es falso de toda falsedad puesto que, sospecho, ambas vía de contagio son parejas: desconocemos los agentes patógenos que proliferan en las bestezuelas salvajes y más aún ignoramos cuántos de esos patógenos salen al aire cuando las bestias son expulsadas de sus territorios por la deforestación, por el avance de la frontera agrícola, por las guerras y por las satrapías. Y, viceversa, conocemos nuestras dolencias pero no analizamos con el mismo empeño cuando nuestros males son exportados a los animales.
Pese a que el debate zoonosis versus antroponosis apenas ha comenzado, el jodío antropocentrismo intrínseco a la especie Homo se adelanta a la provisión de datos empíricos y decide que las vacunas lo solucionan todo. Dicho en castizo, no hay mejor astilla que la del mismo palo -pese a que, vistas sus contraindicaciones y efectos secundarios, podría decirse ‘lo que no mata, engorda’.

. Segunda parte: Diez estampas femíneas en sus collages
· Primera parte: Diez estampas femíneas en sus collages
· Otra serie de collages sobre la reproducción animal y humana

Más artículos del autor

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar