El asunto electoral y la construcción de una izquierda alternativa capaz

Acacio Puig*. LQS. Junio 2019

La España de izquierdas se apunta a la justicia social igualitaria como valor y aunque no sea participativa, fantasea con la participación y aspira a la unidad. Ante la diversidad de candidaturas de “sus partidos” se desalienta y se abstiene

La generación que irrumpimos en el espacio comunista durante la década de los 60 del pasado siglo -“la generación del 68”- lo hicimos de la mano de un leninismo que los partidos oficiales habían declarado herético en la práctica. Nos nutrían documentos olvidados como Los Cuatro Primeros Congresos Mundiales de la Internacional Comunista, otros simplemente enterrados en el anatema (las obras de Trotsky y Rosa de Luxemburgo) y también los procedentes de otras familias revolucionarias (desde Malatesta a Marcuse).

El tiempo era propicio y se engarzaban la insurrección húngara, las revoluciones anticoloniales, el ejemplo de Vietnam y los comités internacionales de apoyo, los mayos del 68, o el generoso combate de Guevara y tantos otros esperanzadores ejemplos en Latinoamérica además del éxito de la Revolución maoísta…un encadenamiento en fin, del “tiempo de las cerezas”. Tiempo Interrumpido por golpes militares pero también por los claveles portugueses.

Llegó en “tiempo del reloj” y lo que la revista Viento Sur caracterizaría, años después, como La década de los lodos y el chapoteo en las lamentables políticas de gestión de marchamo socialdemócrata (liquidación de amplios sectores públicos, contrarreformas laborales, GAL y guerra sucia, OTAN sí y Bases también… en definitiva, la chienlit! ): Resistimos y reelaboramos propuestas políticas –aún a costa de marchar por separado y golpear juntos, propuestas y desafíos llenos de sentido que bien ilustra el esperanzador slogan del afiche recientemente editado por un viejo amigo: Porque fueron, somos / Porque somos, serán.

Los tiempos han cambiado y ¿las tácticas?

A estas alturas del siglo, creo sinceramente que “el asunto electoral” precisa reelaboraciones en el campo de la izquierda transformadora y que dejarse llevar por inercias nos condena a un viaje a ninguna parte.

Si durante décadas nos aferramos al espíritu de documentos como El Partido Comunista y el parlamentarismo (1920, 2º Congreso de la Internacional), que matizamos y paulatinamente corregimos en parte, parece que ya es momento de reconsiderar –eso y otras herencias políticas- más a fondo, tal y como hicimos con tantos otros temas conceptualizados no solo en tiempos lejanos sino en otras circunstancias.

La avalancha de candidaturas a las últimas elecciones europeas (30 desde España), la lógica competitiva entre candidaturas “progresistas” en Municipales y Autonómicas (de desastrosos resultados), el desfase entre candidaturas y pedagógica difusión de sus programas y la absorción “administrativa” propia de la gestión de campañas en detrimento del uso del mismo momento para la construcción organizativa (la llamemos partidos o de otro modo)… dejan muchas tareas pendientes que exigen avanzar colectivamente en la reflexión y dar a luz los pertinentes balances y perspectivas. En ese sentido van estas primeras notas.

1.- Compartiendo con Manuel Garí –su artículo en Sur digital, El voto útil en Madrid, (https://vientosur.info/spip.php?article14826) lo reproducimos en nuestro número 30 de Afinidades– que la izquierda alternativa (es decir la que pelea por otro sistema superador del capitalismo depredador de gentes y planeta) si logra resultados institucionales puede y debe abordar prioridades de gobierno, ofertando primero soluciones de emergencia a l@s de abajo que abran paso a soluciones a medio plazo desde una perspectiva de clase (como se intenta con cierto éxito desde la alcaldía de Cádiz) entiendo que el asunto es para mí más complejo que ese “conseguir mis objetivos”.

“Conseguir mis objetivos” se propone al inicio del artículo citado, como piedra de toque definidora de la utilidad del voto, como una especie de estrella polar orientadora en envites electorales de la izquierda alternativa. Y me parece más complejo fundamentalmente porque la brecha entre militantes y pueblo de izquierdas existe y es dato de obligada observancia. El cómo engarzar nuestro largo plazo y el corto plazo de la mayoría social, constituye el reto permanente de nuestra acción política… incluso durante las travesías del desierto. El voto útil para la izquierda militante “no” es el voto útil para el pueblo de izquierdas: les separan los plazos y eso se mide en opciones de voto y resultados. La izquierda militante, la que tiene un proyecto anticapitalista global, tiene un horizonte y con él sigue –seguimos- las etapas que nos tocan en esta larga marcha por la emancipación social, pero el pueblo de izquierdas (ese electorado objetivamente interesado en la liberación de las cadenas) quiere ver resultados y no le basta con tener noticia del “horizonte que nos ayuda a caminar” (como Galeano definía la utopía).

2.-Las confrontaciones electorales fueron definidas por el leninismo como el gran momento para presentar Programa. Decía el citado congreso de la Internacional en su apartado 14º “La campaña electoral misma debe ser desarrollada NO en el sentido de obtener el máximo de mandatos parlamentarios, SINO en el de la movilización de masas tras las consignas de la revolución proletaria”. En definitiva, campañas electorales en las que la prioridad era hacer propaganda…y a estos efectos, tanto me da que sea propaganda de gestión honesta y alternativa del presente, como propaganda socialista por la emancipación.

No pienso que debamos encarar las campañas electorales sin contemplar las mejores y seguras posibilidades de “ganar mandatos”, porque siempre es mala cosa decepcionar al electorado de izquierdas que nos considerará –si apostamos sin posibilidades- simplemente gente irresponsable; si vendemos humo desde luego que nos pasará factura. No acumularemos más que desencanto social a cambio de satisfacción militante. No incidiremos, precisamente porque el propagandismo (que no la propaganda) no es nunca un atajo válido, sino atajo a la marginalización de nuestra credibilidad y de nuestra acción política.

3.- La sicología del electorado de derechas es muy diferente de la de nuestra potencial base electoral.

La España de derechas quiere que “representantes” le gestionen sus asuntos sobre la base de ley y orden por encima de cualquier otra consideración y traga con la ideología de “la eficacia”…incluso cuando sufre en carne propia la supuesta eficacia de los amos. Siempre vota y le preocupa poco el distribuir su voto entre las candidaturas disponibles de la derecha.

La España de izquierdas se apunta a la justicia social igualitaria como valor y aunque no sea participativa, fantasea con la participación y aspira a la unidad. Ante la diversidad de candidaturas de “sus partidos” se desalienta y se abstiene. No hila tan fino en programas como creemos la izquierda militante y su adhesión organizada a partidos, sindicatos y asociaciones es muy limitada. Lo constatamos ya durante las luchas frente al franquismo tardío y medimos mal la brecha entre combatividad y conciencia… no era un problema de coyuntura sino de estructura… precisamente el problema en que se fundamenta la importancia de organizar la clase para sí, para que florezca la autoorganización. Se ilusiona, con “las máquinas electorales” y con los “cambios tranquilos” socialdemócratas, tanto como se desilusiona si no vive cambios reales. En los reflujos… cultiva el pragmatismo electoral o simplemente pasa de todo.

En definitiva “una de las dos Españas ha de helarte el corazón”. Como siempre ocurrirá en la sociedad de clases.

Contribuir a crear las condiciones institucionales menos desfavorables

Consecuencia de lo anterior, entiendo las elecciones como la posibilidad de crear las condiciones menos desfavorables a la organización y la acción de la gente de abajo (l@s trabajador@s) y por tanto, las gentes menos responsables de la destrucción del Planeta. Y con mayor motivo, en condiciones malévolas (ley electoral y circunscripciones al gusto del poder) que dislocan el derecho a ganar de las gentes de abajo.

Cuando nuestras candidaturas puedan lograr mandatos parlamentarios… ¡Adelante y a toda máquina! Desde la institución -incluso en minoría- “nuestr@s” electos pueden corregir la gestión y también esclarecer, mediante la denuncia; pueden y deben ampliar su inicial relación de fuerzas apoyando y apoyándose, en la presión extraparlamentaria. Cuando esa posibilidad es dudosa lo más radical es siempre lo menos malo, adaptándose puntualmente a la conciencia existente y al realismo del pueblo de izquierdas, por ramplón que pueda parecernos. Es decir, ante la duda el mejor criterio es no presentar candidatura propia y apoyar la menos desfavorable.

La historia algo enseña. Las victorias electorales del pasado siglo se lograron en este terruño –y ni siquiera en todas las regiones: Castilla y León fue un ejemplo paradigmático de región políticamente atrasada, en que los golpistas de 36 se impusieron desde el primer día- mediante las candidaturas unitarias del Frente Popular. Así lo entendió la izquierda de la izquierda, tanto el POUM como en la práctica, la CNT. Cierto que la victoria electoral solo abrió el camino. El resto fue tránsito contradictorio y doloroso en que lo esencial era no perder el norte del Socialismo… ¡y se perdió! Pero no se perdió precisamente por el éxito republicano inicial en abril de 1931. De modo que mejor nos hubiera ido en Municipales y Autonómicas aplicando esa receta.

Porque en definitiva es más cuerdo “hablar del Socialismo todos los días” (y cuando digo “el socialismo” me refiero también a la defensa intransigente y organizada de todos los derechos) que hacerlo una vez cada cuatro años (el “socialismo para los días de fiesta” o a día de hoy, la defensa global de los derechos a vivir) ¡Sobre todo, cuando “la fiesta” la pagamos tod@s!.

¿Y en las europeas?

Pues en las europeas (con la ventaja del distrito único pero en la chapucera Europa-del-Capital; con un parlamento deliberativo pero poderes fácticos omnipotentes y un ejecutivo tan incontrolable como el BCE) lo más útil, además del portugués “¡Que se joda la Troika!” es buscar los eslabones más débiles y usar a fondo los micrófonos y medios de comunicación disponibles para agitar, sensibilizar, denunciar y proyectar la Europa que queremos.

Se desperdiciaron las huelgas generales griegas y se está desperdiciando la heroica movilización continuada de los chalecos amarillos, que ni siquiera se avalaron solidariamente en el último Primero de Mayo; cierto que los chalecos han merecido una cita programática de la candidatura Lutte Ouvrière (Fr.), la candidatura apoyada por la dirección del NPA, aunque se trate de una cita “molestamente pedagógica” para recordarles lo que bien saben, es decir que detrás de Macron están los grandes jefes, la banca, las multinacionales, el gran capital.

En esa búsqueda de eslabones débiles me complace haber apoyado la candidatura Ahora Repúblicas, la candidatura vertebrada esencialmente por ERC, Bildu, BNG. Sus 1.257.474 apoyos han reforzado la izquierda en Euzkadi, Catalunya y Galiza además de avances significativos en la comunidad valenciana y espacios testimoniales listos para su uso en el resto del Estado.

Ha sido la única candidatura republicana y eso es importante como torpedo en la línea de flotación del Régimen del 78 y su religión constitucional -tan monárquica, centralista y en absoluto garantista. Régimen cemento de “derechitas cobardes” (PP y C’s) y “derechita bocazas” (Vox)… religión que cuenta -claro está- con el resistible apoyo de la socialdemocracia. Y además, Ahora Repúblicas ha sido la candidatura que llama presos políticos a quienes los son y exiliados a quienes también lo son. En definitiva… Ah, ça ira, ça ira, ça ira!.

Apoyar a sus 3 europarlamentarios va a ser una estimulante responsabilidad.

Reforzar las izquierdas alternativas

Porque claro está que existen (en el estado español y en toda Europa) son diversas, como diversas son sus denominaciones de origen, aunque su coordinación y capacidad de acuerdos deje bastante que desear.

En cualquier caso la cocina de una izquierda alternativa plural y convergente, una izquierda capaz, que resulte acorde a las necesidades eco-sociales pendientes, requiere Horno de Leña y Puchero de Barro (en “lo social” y en “lo institucional”)…requiere tiempo, paciencia, rectificación de errores y buen hacer.

El resto es espectáculo y simple fast food…y de eso, ya vemos que hay de sobra y alimenta muy poquito.

Seguiremos… seguimos.

Notas relacionadas:
¿Queda algo del proyecto municipalista?
26 de mayo: Reflexiones

* Acacio Puig, artista plástico. Militante de la izquierda revolucionaria, represaliado por el franquismo, activista memorialista de la asociación «En Medio de Abril». Es editor del blog Afinidades Anticapitalistas

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar