El BNDES es corresponsable de los conflictos en Bolivia

"Rechazamos la actitud del BNDES y el Ministerio de Relaciones Exteriores haciendo caso omiso de las verdaderas aspiraciones de la población boliviana, poniendo los intereses económicos de empresas brasileñas y las ganancias por encima del respeto a la vida, la biodiversidad, el derecho de los pueblos indígenas en ese país y la soberanía del pueblo boliviano”.

El 25 de agosto, las organizaciones de la Plataforma BNDES y sus socios, tanto en Brasil como los países de América Latina, presentó en el Banco Nacional de Desarrollo Económico e Social (BNDES) una carta, dirigida al presidente de la institución, Luciano Coutinho, que exige la suspensión inmediata del financiamiento para el proyecto de construcción de carreteras que tiene como objetivo conectar las ciudades de Villa Tunari y San Ignacio de Moxos, atravesando y separando territorio indígena y el Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) en Bolivia. Con 306 kilómetros, esta carretera estima su coste en 415 millones de dólares, de los cuales 332 millones (80%) son financiados por el BNDES.

En la carta, las organizaciones afirman que "… estos fondos, otorgados en virtud del contrato de Cooperación Financiera entre el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social y el Gobierno de Bolivia, país que viola los derechos de muchos y socava la convivencia armónica entre los pueblos de Brasil y Bolivia."

También añade que las obras en el TIPNIS violan la Constitución del Estado boliviano, la Ley boliviana de Medio Ambiente y el Reglamento de Áreas Protegidas, así como las convenciones internacionales como la OIT 169.

Por otra parte, parece que el gobierno boliviano ha promovido una consulta previa, libre e informada a los pueblos y comunidades indígenas afectadas por esta obra.

A pesar de gastar millones en publicidad para crear una imagen de un banco moderno, transparente y preocupado por cuestiones sociales y ambientales, el BNDES no se dignó siquiera a dar una respuesta a esta demanda justa, basada en el hecho de que el pueblo boliviano está claro que no quiere que esa obra se ejecute.

Entonces, preguntamos una vez más: ¿sobre qué criterios sociales y ambientales el Banco decide el financiamiento de un proyecto de esa naturaleza en territorio boliviano?

¿Son tan rigurosos como los proyectos aplicados en Brasil?

Exactamente un mes después de la entrega de la carta en el BNDES, el último domingo (25/09), se inició una brutal redada policial contra unos 800 manifestantes, la mayoría de los pueblos indígenas, incluyendo niños y mujeres, integrantes de una marcha pacífica en defensa el TIPNIS.

Fueron reprimidos con gases lacrimógenos y golpeados con las porras. Se les dispersó a la fuerza, se prendió fuego a su campamento y madres e hijos fueron separados indiscriminadamente y metidos en ocho autobuses que los llevaron a Yucumo.

Según el informe del Foro Boliviano sobre Medio Ambiente y Desarrollo (Fobomade), hay una lista preliminar de decenas de personas desaparecidas, incluidos los niños.

Las protestas siguieron en varias ciudades de Bolivia tras la dispersión violenta de la VIII marcha indígena, seguida por la renuncia de la ministra de Defensa, Cecilia Chacón, y dadas las grandes repercusiones dadas en todo el mundo hicieron que el presidente Evo Morales anunciase la suspensión de las obras en la noche el día 26.

Y hasta ahora, la sociedad civil brasileña y boliviana se queda sin una respuesta del BNDES.

Las graves denuncias de sobrefacturación en los contratos firmados entre la Agencia Boliviana de Carreteras (ABC) y la empresa brasileña OAS en la construcción de esta controvertida carretera, fueron llevadas por organizaciones bolivianas a los Tribunales bolivianos el pasado 27 de septiembre.

Hay evidencia de que, en este trabajo, el coste del kilómetro es de $ 1,3 millones, mientras que el precio medio de otras carreteras en Bolivia es de EE.UU. $ 500 mil, lo que indicaría un sobreprecio de 800.000 dólares cobrados por empresa brasileña.  El BNDES tiene la obligación de investigar estas denuncias.

Por lo tanto, una vez más insistimos en la urgencia de que el Banco mantenga una política de información pública para facilitar el acceso a los datos de las poblaciones afectadas por los proyectos, incluyendo las extranjeras.

El gobierno brasileño, por su parte, ha perdido una gran oportunidad para apoyar la lucha legítima de los indígenas bolivianos.

Pero, en cambio, emitió una nota vergonzosa que confirma su "voluntad de cooperar con Bolivia en el contexto de esta obra", vista como "un proyecto de gran importancia para la integración nacional de Bolivia, que cumple con los parámetros relacionados con el impacto social y ambiental previstos en la legislación boliviana.”

He aquí otra pregunta: Si el pueblo boliviano no quiere que el camino por todas las razones expresadas, ¿con qué derecho el gobierno de Brasil apoya la construcción de la carretera en favor de la integración y el desarrollo de Bolivia?

Al posicionarse de esta manera, pasa por alto el dolor causado por la desaparición de decenas de personas, todos los levantamientos, huelgas de hambre y manifestaciones que se producen en este momento en Bolivia como consecuencia de la violenta represión de su gobierno. ¿Esto no afectaría la soberanía del pueblo boliviano?

Aunque no ha tenido ninguna divulgación el Brasil, hubo manifestaciones de protesta frente a la embajada brasileña en La Paz en el mes de agosto. Se gritaron consignas en contra de la carretera, manifestaciones que acusaron la postura “imperialista” de Brasil.

Las solicitudes de contacto con la Jefe del Estado Mayor, Gleisi Hoffmann, y con representantes del BNDES, sin embargo, nunca se realizaron.

Por todo lo anterior, rechazamos la actitud del BNDES y del Ministerio de Relaciones Exteriores hacer caso omiso de las verdaderas aspiraciones de la población boliviana, poniendo los intereses económicos de empresas brasileñas y sus ganancias por encima del respeto a la vida, la biodiversidad y el derecho de los pueblos indígenas en ese país y la soberanía del pueblo boliviano.

También repudiamos el hecho de que el 29 de agosto, por invitación de la constructora OEA (responsable de la ejecución de la carretera), el ex presidente Lula ha ido a Bolivia para que interceda con Evo con el fin de facilitar la ejecución de este proyecto.

Reafirmando que el BNDES es coresponsable de violaciones con los proyectos que financia, exigimos que el banco público brasileño detenga inmediatamente la financiación de este proyecto de carreteras en Bolivia.

También exigimos que el Ministerio de Relaciones Exteriores se retracte públicamente, reconociendo la importancia de la lucha del pueblo boliviano en defensa de la vida y el respeto a sus derechos constitucionales adquiridos.

(Este texto incorpora la Carta publicada por la Plataforma BNDES).

* la Plataforma BNDES.

Traducción para LQS: Beatriz Martínez Ramírez.

Fuente: Instituto Humanitas Unisinos. Incluye relación de colectivos firmantes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar