diana274Juan Gabalaui*. LQSomos. Febrero 2016

Rajoy, Sánchez, Iglesias y Rivera. Un gobierno sin formar, unos recortes por venir pero la maquinaria del Estado sigue funcionando, sin gobierno, y maldita falta que hace, aunque la Troika, las instituciones, el cuarteto o como quiera que se llamen actualmente, necesitan un gobierno que legitime e implemente las próximas restricciones laborales, económicas y sociales que nos esperan después de la tregua electoral en la que la deuda y la crisis parecían ya cosa del pasado. Ahora es tiempo de golpes de efecto, de mensajes y de anuncios mediáticos. Se habla de un gobierno de izquierdas con el PSOE, Podemos, IU y ERC. De la gran coalición entre el PSOE y el PP. De la función bisagra de Ciudadanos, ese partido que sirve para mantener el statu quo del bipartidismo desde la ficción del multipartidismo. No importa cuántos partidos estén en el gobierno si son lo suficientemente dóciles como para obedecer lo que se les diga desde las instituciones europeas y económicas. Y si los números crean gobiernos indeseables, meterles en vereda no costará demasiado porque aceptando las reglas del juego el margen de maniobra es cercano a cero.

Qué perspectiva más pesimista. No tengo otra, de verdad. De hecho creo que el cambio político más importante que se está produciendo en estos momentos es el generacional. Nuevas caras, nuevas formas de actuar, nuevas vestimentas, nuevas metodologías frente a lo viejo, viciado de corrupción, nepotismo, autoritarismo, impunidad y arrogancia. El otro día vi en un programa de televisión a un jubilado, despectivo y altanero, José Luis Corcuera, contestar a las preguntas de unas periodistas y era el vivo y viejo ejemplo de la degradación moral de los políticos que un día tuvieron responsabilidades en la gestión de la cosa pública. Corcuera es Hernando es Rajoy es Aznar es Montoro es González, es esa vieja guardia que fue construyendo un edificio lleno de grietas, de sótanos oscuros y de aguas estancadas. Les ha llegado la hora.

Estamos viviendo un cambio generacional que irá sustituyendo gradualmente a esos políticos de la vieja escuela. Y un sistema que quiera perdurar se adaptará sin problemas a los cambios y los cambios se adaptarán sin problemas al sistema. Pero poco a poco. Sin prisas. Por el momento el gobierno no puede cambiar bruscamente y por eso no creo en un gobierno que Sánchez e Iglesias llaman de forma rimbombante de izquierdas y progresista. Los partidos del bipartidismo seguirán gobernando pero ajustados a la nueva realidad que impone el apoyo de uno de esos partidos que se autodefinen como la nueva política. Ese uno es Ciudadanos.

No creo en la convocatoria de unas nuevas elecciones sino en el acuerdo entre el Partido Popular y Ciudadanos para formar gobierno con la abstención del PSOE. Probablemente sin Rajoy pero con el Partido Popular de nuevo al frente a pesar de ser una organización de naturaleza criminal si tenemos en cuenta los múltiples y similares delitos cometidos por gran parte de sus miembros en las últimas décadas. No tengo la seguridad de que sea así. Evidentemente es una presunción. Lo que tengo claro es que gobierne quien gobierne seguiremos siendo obedientes a las indicaciones que nos hagan llegar desde instituciones que ninguno de los habitantes de este estado conoce ni ha votado en una de esas elecciones que gustan convocar cada ciertos años.

* El Kaleidoskopio

http://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2013/06/diana274.jpghttp://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2013/06/diana274-300x300.jpgLQSomosDemocraciaJuan GabalauiCiudadanos,iglesias,Partido Popular,Podemos PSOE,Rajoy,Rivera,SánchezJuan Gabalaui*. LQSomos. Febrero 2016 Rajoy, Sánchez, Iglesias y Rivera. Un gobierno sin formar, unos recortes por venir pero la maquinaria del Estado sigue funcionando, sin gobierno, y maldita falta que hace, aunque la Troika, las instituciones, el cuarteto o como quiera que se llamen actualmente, necesitan un gobierno que...Cultura Libre, Comunicación Libre