«Nos están matando»… No es una metáfora

Cristina Ridruejo*. LQS. Enero 2021

Los poderes públicos, no solo en España, sino en toda Europa y probablemente en la mayor parte del mundo, anteponen a la salud de la población los intereses de las élites económicas, cuyas empresas no han dejado de dar beneficios pese a la pandemia. No es que haga falta ser muy lista para verlo.

Para tomar perspectiva del politiqueo español, viene bien echar un vistazo al informe de situación que la OMS publica todas las semanas (1). En el último, fechado el 27 de enero, figuran como siempre unas tablas con la evolución de casos y muertes en cada una de las seis regiones en que la OMS tiene dividido el mundo. Esta es la tabla de Europa (las notas en rojo son mías).

(Nota: el número de casos es tan pequeño durante el pico de abril porque no se hacían test).

Basta una ojeada para observar al menos dos cosas:

— el confinamiento total de la primavera SÍ funcionó;

— las «restricciones» que se han aplicado durante el otoño NO funcionan.

En primavera vivimos un confinamiento total con paralización de la economía, excepto los servicios esenciales, y la propagación del virus se frenó. Pero es obvio que las élites económicas hicieron saber al poder político que eso no se podía repetir, que se buscaran otra forma porque por ahí no pasaban.

Así, las restricciones de este otoño, que se mantienen a día de hoy, consisten en restringir únicamente nuestra vida privada; nuestra vida laboral no se restringe. Tú sigue yendo en transporte público al trabajo, sigue trabajando, sigue consumiendo. Pero cuando acabes, te encierras en casa: no veas a tu familia, no veas a tus amistades, solo puedes estar en un espacio cerrado con los otros miles de currantes que cogen el metro cada mañana. Tu hija no te puede visitar en casa, aunque siempre puedes quedar con ella en un bar: si consumes, sí puedes verte con tu familia.

Según el citado informe de la OMS, la semana pasada se registraron en España 109.000 nuevos casos, y los medios de comunicación contaban el otro día que la policía había desmantelado una fiesta privada en la que 25 personas tomaban copas sin mascarilla. La culpa de los contagios es de la población, que no hace caso de las restricciones, dicen…

Voy a repetir las dos cifras: CIENTO NUEVE MIL casos nuevos // VEINTICINCO personas en una fiesta.

¿Dónde está el informe de rastreo de esos 109.000 casos? ¿Dónde está la estadística que registre el tanto por ciento que se contagió en el transporte público, tanto en los lugares de trabajo, tanto en centros comerciales, tanto en reuniones personales? El Ministerio de Sanidad recoge algunos datos, aunque son contradictorios según el informe, y desde luego los medios de comunicación no los divulgan.

Parece que solo reclamamos el rastreo al principio, ahora se nos ha olvidado, pero sigue siendo fundamental. Sería fundamental si quisiéramos saber la verdad, claro. Pero parece que los medios de comunicación están muy cómodos recogiendo únicamente el número de casos, las restricciones y las pequeñas reuniones sociales; cada dos por tres nos sacan un caso: un bautizo en tal ciudad, una reunión familiar no sé dónde, transmitiendo lo que el poder económico les ha ordenado transmitir: que el único entorno en que se transmite el virus es el privado, y que LA CULPA ES NUESTRA.

Por otra parte, están las vacunas: ya no hará falta confinamiento porque todas y todos vamos a recibir la vacuna, nos dicen. Ya estamos viendo al ritmo que va la vacunación y los chanchullos que está generando, por no hablar del papelón de la UE frente a las farmacéuticas.

No podemos esperar a la vacunación. Necesitamos rastreo, necesitamos que los centros de salud de barrio vuelvan de una vez a funcionar con normalidad, necesitamos que se contrate a más personal para los centros y los hospitales, que se refuerce la sanidad pública, ¡no la construcción! Hoy mismo decía un representante de CCOO Sanidad que los casi 1000 sanitarios y sanitarias trasladadas voluntaria o forzosamente al Zendal no han sido sustituidas en sus centros de origen, a lo que se suma (¡o nos resta!) unos 2000 sanitarios y sanitarias más que están de baja por covid y tampoco han sido sustituidas: en total, la sanidad madrileña está funcionando ahora mismo con 3000 personas menos, ¡en plena emergencia sanitaria!

Necesitamos que se tomen medidas para salvar nuestras vidas, no la dichosa economía de las élites.

En los lugares de más incidencia, el confinamiento con paralización de la economía ha sido hasta ahora lo único que ha funcionado de verdad para frenar los contagios. Paralización de la economía con ayudas para quienes lo necesitan realmente para subsistir, que son las pymes y los autónomos y autónomas.

Cuando supe el lema de esa manifestación que la delegación del gobierno de Madrid no ha permitido hacer este fin de semana (2) y que al parecer se va a celebrar el 14 de febrero, vi claro que no es una metáfora, es la pura realidad aunque no queramos verla: para que sus negocios no dejen de producir beneficios… NOS ESTÁN MATANDO.

Más nos vale despertar.

Notas:
1.- Weekly epidemiological update – 27 January 2021
2.- Comunicado de colectivos y organizaciones de barrios de Madrid, ante la prohibición de la manifestación del 30 de enero, en defensa de los servicios públicos

* Cristina Ridruejo es miembro de Mujeres X la República. Forma parte del colctivo LoQueSomos
Más artículos de la autora

Síguenos en redes sociales… Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

2 comentarios en “«Nos están matando»… No es una metáfora

  • el 4 febrero, 2021 a las 09:40
    Permalink

    …. esto son 554 profesionales de la salud que ya están en nómina de la administración pública y que, en plena emergencia, actuan como si aquí no ocurriese nada….

    Respuesta
  • el 3 febrero, 2021 a las 21:28
    Permalink

    «…en total, la sanidad madrileña está funcionando ahora mismo con 3000 personas menos, ¡en plena emergencia sanitaria!».
    Efectivamente, quizá deben / debemos arrimar todos el hombro, incluido ese representante de CC.OO. que mencionas…. En el Servicio Madrileño de Salud solo se han incorporado 147 de los 444 liberados sindicales que hay. En la Agencia Madrileña de Atención Social la situación es aún peor: sólo 17 de 274 liberados. ¡EEN PLENA EMERGENCIA!….

    Respuesta

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar