Tribulaciones

Joan Martí. LQSomos. Octubre 2017

Las tribulaciones estratégicas de Alberto y Pedro cuando los crecepelos ya no venden y la gente se hace los trasplantes en Turquía…

En situaciones normales, simplemente gozan del buen sueldo que les pagamos todos, un status de VIP y el glamour del poder como simples políticos profesionales manifiestamente mejorables.
Actualmente, sin embargo, en las circunstancias críticas que vivimos, están representando lo más perverso de la clase política, porque, ayunos de cualquier ideología identificable que no sea su rol y trepa personal, estos tipos pasan del sufrimiento de la gente, de la inquietud y preocupación por su futuro concreto de millones de personas, tanto catalanes como del resto del Estado. Les da igual si habrá palos o muertos, restricción de libertades, embargos, detenciones, pérdidas del puesto de trabajo en Catalunya y en el resto del Estado.

Simplemente están lanzando un discurso partidista que les permita el mantenimiento y la promoción de su respectivo partido en la feria democrática.

La maldad patológica del niñato falangista Rivera, aparte de una palabrería ininteligible a lo Groucho, aunque manida y trillada, le lleva a una beligerancia inaudita y, frente al diálogo y la necesidad de solucionar el problema sin los daños para la sociedad antes referidos, opone que no puede haber una solución en la que se «recompense» a los independentistas. Este tipo, que seguramente en el bis a bis no tiene media hostia, lo vive como si estuviera practicado karate, un juego o una película de Far West, con venganzas, puñetazos, tiros y todo eso.

El amigo Pedro, por su parte, después de permanecer un mes callado y permitiendo los sucesos de Catalunya sin decir ni pío, ahora se descuelga simplemente para hacerse la foto definitiva con una curiosa propuesta de vendedor de crecepelo. Además de darle apoyo en la aplicación del 155 si Puigdemont no rectifica (por dios, que no rectifique!!, ruega por lo bajini) hemos acordado con Rajoy la puesta en marcha de una comisión para estudiar la posibilidad de crear otra comisión (la parte contratante de la primera parte…) de propuesta de reforma constitucional… El plazo para la segunda comisión será de seis meses!! y mientras tanto Catalunya arde. (Viendo el mecanismo de reforma de la constitución, arts. 166 y ss o por ahí, si no recuerdo mal, iríamos para un año y pico al menos). Obviamente tampoco adelanta Pedro cual será el contenido de la reforma, para permitirnos una idea sobre si recogerá la regulación constitucional el derecho de los catalanes a votar y decidir, que es exactamente lo que pide el 80% de la sociedad catalana.

Como solución última, ambos sin embargo, -Y AHÍ ESTA LA PEQUEÑA MALDAD Y LA GRAN IDIOTEZ-, coinciden sin recato ni rubor en la petición de que se convoquen elecciones en Catalunya… O sea, aplicación del art. 155, suspensión de la autonomía, nombramiento de govern provisional por el gobierno del Estado y convocatoria de elecciones para ver si así sus respectivos partidos levantan cabeza en Catalunya y de paso recogen un aluvión de descerebrados del «eo eo» en el resto del Estado para las próximas generales. Desde el punto de vista práctico, la estrategia de estos dos únicamente podría rendirles réditos electorales ilegalizando al PDCAT, la CUP, Esquerra Republicana e incluso a EnComú para las referidas elecciones, porque difícilmente los soberanistas (independentistas o no) votarán a Pedro y Alberto habiendo visto su actuación en los últimos meses, y en las del Estado, si se producen, es obvio que el PP con su caballo Rajoy les saca varios cuerpos.

Más artículos del autor

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar