Divide et impera en versión asiática

Divide et impera

Por Nònimo Lustre. LQSomos.

El 15 de agosto del 2022, India celebró el 75º aniversario de su Independencia. Los medios de desinformación lo han recogido ampliamente pero a todos se les ha olvidado que Pakistán celebró lo mismo la víspera, el 14 de agosto. En fin, es un detalle sin importancia pero que revela la doble moral de la que están constituidos los media occidentales: propaganda de los hindúes y ninguneo de los musulmanes –i.e., de Pakistán y, de rebote, de Bangla Desh que se desgajó de Pakistán para independizarse un cuarto de siglo después, en 1971.

La Partition

India y Pakistán firmaron sus respectivas Independencias en 1947 pero el Reino Unido (UK) impuso la partición del subcontinente como requisito indispensable para ‘concederlas’ argumentando que hindúes y musulmanes eran incompatibles –a su peculiar manera, ¿no lo habían sido durante los dos o tres siglos que duró el Raj o régimen colonial? La Partition fue negociada por los dos agentes que el UK consideró casi únicos interlocutores válidos: el Congreso Nacional de India dirigido por Gandhi –representado por Nehru- y la Liga Musulmana liderada por Muhammad Ali Jinnah (1876-1948), hoy venerado como Padre de la Patria pakistaní pero intencionalmente desconocido en Occidente. Otros actores cardinales fueron olímpicamente despreciados -¿quién se acuerda hoy de un tercero, Master Tara Singh, líder de los Sijs? No hablemos de las voces de los adivasis (indígenas) y de los dalits (intocables) porque ni siquiera tenían voces registradas.

1944: Jinnah y Gandhi cuando trapicheaban sus cuotas de poderJinnah, gran líder Qaid-i-Azam y Padre de la Patria Baba-e-Qaum. A la izqda., su esposa y su mausoleo

La tarea de cartografiar las líneas de la Partition recayó en un Lord aficionado a la jurisprudencia: Cyril John Radcliffe (1899–1977), luego primer vizconde de Radcliffe de quien se asegura que jamás había estado al Este de París (¿) y se sabe que no tenía la menor idea de Etnografía Geográfica o, simplemente, de Cartografía. Pero es seguro que jamás había visitado India adonde llegó el 8.julio.1947 y de donde huyó precipitadamente el 17.agosto.1947 para no regresar jamás –según el poeta W.H. Auden, ardiente republicano en la Guerra de España, “afraid, as he told his Club, that he might get shot”. Razones tenía para temer por su vida no sólo porque había dividido a su antojo a 90 millones de almas sino también porque se auto-justificó proclamando que, hubiera dibujado su Línea por cualesquiera otros sitios, “la gente siempre sufriría”. Es decir, sabía que su misión (enchufe) colonialista estaba diseñado como una catastrófica y muy duradera limpieza étnica y, aun así, trabajó para cartografiarla –es lógico, ¿qué le importan a un Lord la suerte de esos millones de asiáticos que, por cierto, han sustentado su Club y sus lujos asesinos?

Este orientalista improvisado dibujó su infame Radcliffe Line (RL) en sólo cinco semanas lo cual nos demuestra que Londres consideraba una bagatela la catástrofe étnico-religiosa que estaba maquinando. Pocos años atrás, Francia y UK habían descolonizado (es un decir) los Orientes Próximo y Medio a punta de tiralíneas perversas cuya intención primordial era juntar a los enemigos y separar a los amigos creando así guerras que duran hasta la actualidad. Lo único medianamente agradable que encontramos en la RL es que sus líneas rectas son cortas. Pero, incluso en esta caso, no olvidamos que Cachemira sigue estando en guerra –y, encima, entre dos potencias nucleares, India y Pakistán. Ello como ejemplo máximo de la perversidad de todas las líneas descolonizadoras, sean rectas o sinuosas.

Radcliffe se auto-perdonó la canallada de su Partition argumentando que no dispuso de buenos mapas.
Véase uno suficiente para una escuela primaria y, según el UK, también para descuartizar un subcontinenteEjemplo en el otrora Pakistán Occidental (hoy, Bangla Desh)
del desmembramiento firmado por Radcliffe y aprobado in situ por MountbattenLa doble diáspora hindu-pakistaní como si sólo hubiera sido un problema de transporte.
Imagen mil veces reproducidaLas matanzas espoleadas por la Partition.
Imagen mil veces NO reproducida

El resultado de la RL es tan sabido como censurado: millones de muertos y decenas de millones de deportados (desplazados es un eufemismo) Un éxodo que deja chiquito al de Ucrania que, hoy, es propalado como “el mayor éxodo desde la II Guerra Mundial”. Los musulmanes tuvieron que huir a los dos Pakistanes –Pakistán y Bangla Desh, separados por 2.000 kms.- y, al revés, los hindúes corrieron a refugiarse en los guettos que la maldita RL les había asignado sin consultar ni a unos ni a otros. Mejor dicho, UK planeó meticulosamente diseñar una India independiente que fuera uno o dos Estados Fallidos –en estos días lo están demostrando vía su nula seguridad alimentaria pues Pakistán compraba en Ucrania y Rusia el 40% del trigo que necesita y Bangla Desh, el 50%.

La pérfida Albión

El Reino Unido es una monarquía dizque parlamentaria pero con dominante absolutista. Por ende, la última responsable de las carnicerías programadas por la Partition fue la entonces -y todavía- cabeza de la Commonwealth, Elizabeth II, sobrina de Jorge VI y reina del UK desde 1953. Pero, para no irnos tan a la sustancia, diremos que el artífice de la colosal marramucia de la partition fue el entonces Virrey de India: Louis Francis Albert Victor Nicholas Mountbatten, nacido en 1900 como Batten-berg –traducido literalmente al inglés como Mount-Batten-, y miembro de la Casa Windsor desde días antes de que estallara la I Guerra Mundial, primer Earl (vizconde) Mountbatten de Birmania y almirante de la Royal Navy –que, moralinas aparte, fue retrospectivamente ajusticiado en 1979 por el IRA en el mar de Mullaghmore, Irlanda.

Las fuentes pakistaníes citan a Mountbatten como “último virrey y primer Paki-Basher” (= maltratador) Este teutón de origen era tan plenamente consciente de la criminal y premeditada chapuza perpetrada por Radcliffe que, en India, sólo se vieron en dos brevísimas ocasiones, segura manera para ambos de lavarse las manos –la ridícula versión oficial reza que Radcliffe no quiso frecuentarle para ‘mantener su imparcialidad’.

Como era de prever, históricamente hablando, pese a ser indudablemente ‘hinduista’ y ‘anti-musulmán’, Mountbatten es el seráfico neutral y Radcliffe, el oscuro culpable. Pues no, ya estamos hartitos de que desconozcamos los nombres de los malvados cuadros y mandos operativos (a menudo, coroneles) que han materializado las órdenes de los figurones que nos insultan desde los monumentos, las estampillas y desde Jólibu. Es hora de relegar sus egregios títulos y sustituirlos por los diplomas de sus mayordomos.

Ahora bien, los sicarios también cuidan la buena imagen de sus entorchados. En este caso, el villano Radcliffe cuenta a su favor con infinidad de hablillas imposibles de experimentar porque son patrañas que habitan en el fuero interno del mentado Lord y su subjetividad es imposible de verificar –salvo para los psicólogos que gozan de impunidad. Se chismorrea que durante las cinco semanas que necesitó para su RL, padeció “a dark night of the soul” –¿con pesadillas o sin ellas? Pues quizá sí, quizá no, pero lo único que realmente sabemos es que, al terminar su RL, quemó todos sus papeles –ah!, y que no quiso cobrar sus emolumentos. Bonita modimanera ésta de cuidar su reputación histórica –no sería razonable añadir que también limpió así su conciencia porque, evidentemente, los Lores no gastan esas manías plebeyas.

Item más, el UK negó toda participación de la entonces jovencísima ONU en el proceso de elaboración de la RL. En cuanto a las (enormes) minorías, en Bengala sigue siendo fuente de guerras el caso de los budistas de las Chittagong Hills Tracts a los que informaron de que habían sido mutilados dos días después de la partición. Además de los antes mencionados adivasis y dalits que nunca fueron consultados, hubo cientos de casos similares. La excusa aducida por UK fue siempre que “tenían mucha prisa”. Por su parte, Radcliffe no tuvo ninguna duda de sí mismo y, por ello, nunca presentó ninguna queja oficial ni, menos todavía, ninguna propuesta de cambios en la RL –sí que se quejó, y mucho, del clima y de las terroríficas enfermedades tropicales.

EEUU, China y Rusia, las verdaderas hegemonías nucleares que controlan buena parte del mundo, no es humanamente previsible que se enzarcen en una MAD –Mutual Assured Destruction- pero recordemos que India y Pakistán también son potencias nucleares. Desde que se popularizaron el uranio empobrecido y las bombas nucleares “tácticas”, nadie puede estar seguro de que no habrá guerra entre ellas -¿o es que olvidamos que el actual presidente de India manifiesta a diario que quiere eliminar a los 200 millones de islámicos estigmatizados que todavía subsisten en India? En tal caso, habrá que escupir en las tumbas de Radcliffe y de Mountbatten. Pero, como UK es el portaaviones de los EEUU y la UE de Bruselas lleva el mismo camino, si ayer hablábamos de la pérfida Albión, hoy Bruselas debería llamarse Perfidia.

Más artículos del autor

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar