9 de marzo y poesía de la memoria

Entre el poema y la prosa, entre la prosa y la historia, entre la historia y la sátira, letras engarzadas que forman versos y pensamientos reales rizados en metáforas, para que los leas, de nuestro compañero y colaborador Daniel de Culla…

9 DE MARZO

Esos dos cuerpos que ilustran

De dos fuertes partidos, muy tremendos

A la nación en los mítines

Hacen al uso el cabello

Uno con el principio del pelo de la cabeza

El otro de la barba.

Y no extrañe su osadía:

En otro tiempo se hacían tinteros

con los cuernos de animales

Como así  recoge Covarrubias:

“los de uro y los de bufalo”.

Personajes de alcurnia

fama y presencia histórica

que oratoria rizan en palabra vulgar

los avatares

prototipos de la sociedad actual

y a quienes bien les viene recordar esa

Obra nueva llamada las angustias de la Bolsa:

”Decid Bolsa mi zagala

para que quiero quereros”

de Cristóbal Bravo.

El uno

almuerza calditos de sacristía

y merienda conejos.

El otro se atusa la barba

Amen de la maliciosa mención a la infidelidad

“Faltar o hacer faltar a la fe del matrimonio”

que por eso gentes de copete

aun en los templos

han elogiado a los curas

por distinguir su voto.

Y por todo recordemos el soneto

de Francisco de Quevedo

Pronuncia con sus nombres los trastos y miserias de la vida:

“La vida empieza en lagrimas y caca,

luego viene la mu con mama y coco”.

Por un momento

Lo que dura la atropellada escucha de un mitin,

es posible imaginar lo que refleja la vida.

Que es como decir sobre el Amor

Que dura lo que dura dura.

 

POESIA DE MEMORIA

 

MI REY-NO

Que gilipoyez leer y escuchar

“Mi reino no es de este mundo. El Cesar, sí”.

Oración que susurra en el ocaso de los tiempos

Y se men  figura milagrosa masturbación

Sobre sepulcros blanqueados.

 

El hombre no es ni mono ni ángel

Es un sentido  escupitajo

En la entrepierna de la luz

Donde el santo norte busca la brisa del rebaño

Apareado, apareándose.

 

Mi rey-no es de los grandes y pequeños labios

Con dimes y diretes

Que nunca al pensamiento dan descanso

A la mente fija en el ojo

De ese quehacer muy  manso.

 

Si germina la flor

Es porque se corre lentamente

Y adora el día cuando amanece

Pues en la noche se aparea el cielo con los muertos

Sobre el callado moho de los cementerios.

 

POESIA

“Tu nombre me sabe a verso”

valiente estupidez

de estúpidos peones

obstinados en ser encantadores de serpiente

Ahí donde se clava la mirada.

 

Como una flor del campo

Se te levanta

Y ya la quieres ver morir

En lozanos pétalos de baba.

 

Eres la hostia, Poeta

Asno entre los Asnos de las Españas

Te vistes de amor

Y no eres mas que un espantapájaros

Enfermo de fiebres mustias

Y pajas lascivas.

¡Que pena da tu pene enamorado¡

 

DESCUBRIMIENTO DEL SEXO

Recuerdo al hermano de Candelas

En  Fuentepelayo de otras tardes

Tocando huevinchis prodigiosos

Dándole larga cuerda a mi niñez.

 

Yo le pase alegre mi pilila

Y él, jugando,  se la quiso dar

Al perro que ladraba tras de  el.

Correrme, reír, morir de frote.

 

Gozar a la intemperie

En donde  pene arrojaba cien monedas

Como flores de saliva

Colgando de las ramas.

 

Se vació mi sangre

Me hice macho

En  la niñez de mi alegría.

 

EL PAJARO ESPINO

“La carne es desde siempre tu enemiga”

Vaya sentencia castrante

Me arrojo al alma

El cuervo espino.

La noche entre las manos se escurría

Mientras el cura de hostias a la importancia

Me contaba las mentiras

Que a el  le contaron

Y me quede así de arrodillado

Solo a solas

Y  un lirio aun vivo me encendía.

 

NOCHE DEL SENTIDO

Sobre la noche del sentido

Inclinaba mis hombros

Me hicieron sentir culpable

De que mi pilila suave y adorable

Ardiera en las neblinas

Del espíritu

Y arrojase la cera caliente en versos

Cuando nace.

La sotana de la flor

Se abría  a la carne blanca

Como si la oración fuera a despedirse.

 

Tiene la oración esta mañana

El bienvenido aliento de la leche

La mirada de raposos de los curas

Quiere apagar mi amor en llamas.

¡Como me devoran¡

Y yo no quiero ni escucharles.

No les creo

Pues la misma mano que da la hostia

Se aferra al ojo del culo

Cual soplo de cristal

Abriendo auroras y un beso

Un beso del demonio

Que yo me sé de memoria.

“Dentro del confesionario

te aguardo niño

siempre fuera mi pena”

me dijo imponiéndome el rezo

del credo, el padre nuestro

y cien avemarías.

 

HIJOS DE LOS ROJOS

Nos contaron las palabras del miedo

Nos hicieron comulgar con ruedas de molino

Nos dijeron que los malos

Se cagan en dios y en el demonio

Que por eso fueron bendecidas por la iglesia

La fosa común, el paredón

Y los rocíos fríos

Que salieron a morir

Con un tiro en la nuca

Por la gracia de dios.

 

La sangre de la poesía

Sigue corriendo por los huesos de los poetas muertos

Asesinados contra las piedras

Y los malos vientos

¿por qué nacerán las flores

En los tiestos de los asesinos?

Los muertos no tienen mas rebozo

Que la escarcha.

Mira como va pasando el cielo

En la mordida del silencio.

Más artículos del autor

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar