El hacedor y “Rebuzno lelo”

 
El hacedor de muñecas a yurras
 
La naturaleza del Macho
Nos habla de la Hembra
Un autor habla de un libro
Se habla por señas
Con banderas
Y por otro procedimiento
Yo hablo con muñecas hinchables
De plástico duro
Compradas en Inglaterra
Sin pies ni cabeza
Diciéndoles lo que siento
Sin círculos ni ambages
Como quien hace las crines
O las cuartillas a una bestia
Lo hago con juicio, de frente
Con burlas y estimación
Haciendo de galán
En esta comedia
Haciendo el tonto y el oso
Como en Amor del verbo Amar
Lo hacemos todas y todos
Estas son mis muñecas
Sumando tres y dos
Hacen cinco
A pluma y a pelo
Haciendo una sonada
O una de pópulo bárbaro
Halconeando con ellas
A la caza de aventuras
Estas son mis amantes en plástico
Con las que celebro matrimonio
Clandestinamente
A Yurras sin presencia de párrocos
Ni de testigos
El cual no admite la iglesia
Desde el Concilio de Trento:
 
Zuiderzee, golfa del mar del Norte
Que practicó sexo
En el barrio chino de Amsterdam
Y en Utrech;
Ulrica Zuinglia, célebre concubina
Con la que soñaron Lutero
Fraile agustino y hereje
Y Calvino, famoso hereje
Y ambos zoantrópicos
Que se imaginaban, cuando enfermos
Que se habían convertido
En animales
En giro aparente de nuégado
En forma de canutillo;
Zoe, mujer de Romano III
Manchado a listas pardas y negras
Quien destronó a su marido
Para poner a su amante Miguel IV
Casando después con Constantino X
Acabando ella sola su reinado
Relacionado
Con el movimiento del Sol
En la Eclíptica;
Zobeida, única mujer legítima
Del califa de Oriente
Aarun al Raschid
Madre de su  sucesor Anún
A ella se le atribuye
La fundación de Tauris
Ciudad de Persia
Llamada también Tabriz;
Zenobia, bastarda de Mitrídates
Quien sabía veintidós lenguas
Mujer de Radamisto
Rey de Iberia, actual Georgia
Famosa por lo dramático de su vida.
 
Las traigo y las llevo
De una parte a otra
Como un zarandillo que va desde el foco
O uno de los focos de una curva
A cualquier punto de ellas
En rafe del pirineo y el escroto
Como Rafael a los frescos
Del Vaticano
A pierna suelta.
 
Rebuzno lelo de puro cariño
 
Voy siguiendo el Rebuzno del Asno
Y del conjunto de sus sones claro infiero
Los efectos que el Rebuzno asinino
Cultural, literario y novelesco
En todas partes del Globo
Viene a ser lo mismo:
Los Asnos alemanes, los holandeses
Los Asnos de Francia, los suecos
Los Asnos de Rusia, los ingleses
Los griegos, los turcos,
Los Asnos de Italia, los suizos
Los Asnos lusitanos, los iberos
En la Europa infeliz del Euro
Los mejicanos, los angloamericanos
Los de Chile, Perú, la Plata
(Al río de la Plata los llevó un fraile)
La Patagonia, la Habana, el Mundo Nuevo
Los Asnos de Asia, África y Oceanía
Todos, todos Rebuznan igualmente
Sin diferencia alguna en los acentos
Y, parafraseando a Gabriel y Galán
“Y tú, también, jugosa Poesía
De este rico Rebuznar del alma mía”
Sin que en el Rebuzno nada influya
El ser Asno rucio, blanco o negro
De ojos animosos o cara bobo
Pues en todas partes Asno que es buen Asno
Sabe bien Rebuznar, y bien recio.
 
Mas, vosotros poetas, escritores, noveleros
Criados del rufián verbo
Que lleva o trae nuevas y amores novelescos
¿Qué habéis hecho por el bien estar social?
Nada. Absolutamente nada.
Pues en esta Vida si alguna diferencia se nota
Es en el Rebuznar más o menos
Que tenemos por legítima de nuestros abuelos
“Quod not Mutat especiem
Según dicen los Aristotélicos
En su Asnal paranomasia en semejanza
Entre dos o más Rebuznos
Que se diferencian sólo por la vocal
Acentuada en cada uno de ellos
Y ved el Asno adulador poético
En Asnífluos versos bien montado
Acudiendo al Parnaso, monte de la Fócida
En el que pone la Asnal mitología
La morada de Apolo y las musas
Que viene a darse
Una buena ración de Rebuznantes versos:
Por acá Espronceda en trisílabos
Dando un tropiezo:
“Tal, dulce,
Suspira
La lira
Que hirió
En blando
Concento
Del viento
La voz”
Por allá Lope de Vega resbalando en heptasílabos:
“Pobre barquilla mía
Entre peñascos rota
Sin velas, desvelada
Y entre las olas sola”
Acullá Eugenio Tapia va rodando en octosílabos:
“Montado en su parda mula
Tan trotona como falsa
Camino de Andalucía
Va un hidalgo de la Mancha”
Por aquí Luis de Oteyza en dieciséis sílabas:
“Por la estepa solitaria, cual fantasmas vagarosos
Abatidos, vacilantes, cabizbajos, andrajosos
Se encaminan lentamente los vencidos a su hogar”
 
Los hijos y nietos de los Burros
Son buena gente de lo más normal
Más estos gigantes presumidos
Del Rebuzno pareado, terceto, cuarteto
Redondilla, quinteto y lira
Sextina, octava real, décima, soneto
Silva, coplas de pie quebrado
Desquiciando los montes y los cerros
El alma nos estremece
Y hacen que nuestros Asnífluos sentimientos
Por el campo marchen huyendo
A pesar de que su Rebuzno a los Polos toquen
Y sus cabezas lleguen al cielo
Y el Nobel Etna lleven por sombrero
Pues estos Asnos de Encelada Poesía
De puro cariño lelos
Arrojados están en los infiernos
Cual títeres sin cabeza
Quedando tan sólo Febo, el Sol en el recuerdo
Y ese rastro o reliquia que queda
Con la constelación del Pesebre
En la nebulosa del cielo.
 

Deja un comentario