Víctimas del régimen franquista en España esperan que la nueva investigación argentina le ponga fin a la inmunidad

Tres personas que alegan haber sido torturadas durante la dictadura franquista en España, dijeron el lunes que esperan que las órdenes de arresto radicadas la semana pasada por Argentina ayuden a enjuiciar a algunos de los perpetradores, y abrir finalmente un debate público sobre uno de los momentos más oscuros del país.

Las tres hablaron a los periodistas de arrestos rutinarios, palizas y torturas a lo largo de los casi 40 años de dictadura que nunca han sido investigados en España. Una víctima, María Rumin, 55, dijo que quería que todos “supieran quiénes son estas personas y lo que hicieron.”

El General Francisco Franco gobernó en España de 1939 hasta su muerte en 1975. Asumió las riendas del país tras comandar una rebelión contra un gobierno democráticamente elegido, empezando así la Guerra Civil Española en 1936.

El hecho de que Argentina se inmiscuyera en este caso parece ser una indicación de cómo los gobiernos españoles después de la muerte de Franco han adherido a un acuerdo tácito de no usar este capítulo oscuro de la historia del país con fines políticos. Algunos piensan que esto ha forzado a España a mantenerse alejada de medidas que han podido sanar antiguas heridas.

Rumin dijo que tenía 17 años cuando fue arrestada en una demostración en 1975 y detenida durante 3 días en un temido centro de seguridad en el centro de Madrid, el cual es ahora cuartel general del gobierno regional de Madrid.

“Me golpearon y hubo también tortura sicológica,” dijo Rumin, añadiendo que al principio no le fue permitido ver a nadie o recibir medicamentos. Dijo que la estigma social padecida al ser liberada duró mucho.

Su testimonio es parte de una investigación de posibles crímenes contra la humanidad cometidos por la dictadura investigados por el juez argentino María Servini de Cubria, quien la semana pasada radicó órdenes de arresto y extradición para cuatro ex policías españoles.

Uno de los presuntos policías torturadores nombrado por Servini de Cubria es el ex inspector policial José Antonio González Pacheco, quienes las víctimas dicen era conocido por su crueldad y nombrado “Billy the Kid” porque solía darle vueltas a la pistola en el dedo como un vaquero durante los interrogatorios.

“Le puedes preguntar a cualquiera de nuestra edad, Billy the Kid era extremadamente famoso por haber torturado a medio Madrid,” dijo la víctima Jesús Rodríguez.

Se cree que González Pacheco vive en la zona de Madrid, pero los intentos por parte de la Prensa Asociada de dar con él para que comentara fueron en vano.

Resta esperar que España responda o no a los pedidos.

El Ministro de Justicia Alberto Ruíz Gallardón dijo la semana pasada que la fiscalía del país y la Corte Nacional estudiarán a ese respecto los pedidos. Sin embargo, un pedido del juez para entrevistar la víctimas mediante conversación de video grabada fue bloqueada a principios del año por el gobierno español.

La investigación argentina llega después de que la muy divulgada pesquisa sobre los crímenes de Franco empezada por el juez español Baltazar Garzón fuera interrumpida cuando el magistrado fue removido de la magistratura en 2012 por exceder su jurisdicción en un caso diferente.

Su expulsión desató una tempestad en España y en el extranjero pues Garzón era visto por muchos como un campeón de los derechos humanos, particularmente después que acusara al ex dictador chileno Augusto Pinochet en 1988.

Pero la investigación de Garzón enfrentó mucha oposición pues fue vista como una negación de la amnistía que se pasó dos años después de la muerte de Franco y fue acusado [Garzón] de abrir viejas heridas.

La conferencia de prensa de las víctimas el lunes coincidió con la llegada a España el lunes de un equipo de la O.N.U. Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias.

Durante la semana que van estar, los expertos de la O.N.U. se entrevistarán con autoridades, familiares de personas desaparecidas, representantes de organizaciones civiles, abogados y académicos. Se supone que den una conferencia de prensa el 30 de septiembre y que presenten el informe final de su visita al Concilio de Derechos Humanos de la O.N.U. en 2014.

María Garzón, hija del antes famoso juez y que lidera un grupo que quiere que España establezca una Comisión de la Verdad para estudiar las presuntas atrocidades de Franco, le dio la bienvenida a la visita.

“Estamos hablando de entre 130,000 a 150,000 desaparecidos, 30,000 niños robados, aproximadamente 2, 269 fosas comunes —sólo 390 de ellas abiertas— y esto es sólo sobre lo que tenemos detalles, dijo ella.

“Es claro que España no ha hecho para nada su tarea, “ añadió.

Para muchos, la investigación argentina puede ser una de las últimas oportunidades para terminar la impunidad.

“La vasta mayoría de los torturadores están muertos, o a punto de morirse,” dijo Rodíguez. “La mayoría de las víctimas de Franco nunca tuvieron la oportunidad de hablar; muchos están muertos y muchos tienen mucho miedo de hablar.”

* Traducido para LQSomos por Francisco Cabanillas

Enlace al artículo original: www.washingtonpost.com

 

 

 

 

Deja un comentario