De versos, sueños y mares…

Carlos Olalla*. LQS. Octubre 2019

Somos lo que sentimos y lo que sentimos ayer, los que imaginamos y vivimos en nuestra imaginación, lo que hacemos, lo que callamos para dejar que siga susurrándonos sus secretos

Escribir un poema es aceptar esa invitación que, sin saber de quién ni de dónde, te llega a lo más hondo y hace que te pongas frente a una pantalla o a un papel a desnudar recuerdos, sueños, anhelos y emociones. No sabes cómo o por qué, pero algo guía tu mano mientras escribes, ideas y versos se entremezclan en una dulce confusión que te llena de entusiasmo porque te permite ver lo que, quizá callado por mucho tiempo, llevas en tu interior. ¿Quién empuja tu mano?, ¿A quién le escribes?, ¿Quién susurra en tu corazón todas esas cosas que llevas tanto tiempo sintiendo quizá sin siquiera saberlo?, ¿Dónde estaban los versos antes de ser escritos?, ¿Cómo es posible que algo tan universal, algo que te hace sentir tan vivo y te da la vida, quepa en una humilde hoja de papel, en el incierto trazo de una pluma?, ¿Qué era de las emociones antes de ser vividas?, ¿Existían?, ¿Dónde estaba hasta ahora todo eso que cobra vida…? Escribir esos poemas, dejar que esos versos te habiten, hace que revivas situaciones pasadas o vivas las solo intuidas o soñadas. Lo que sientes al hacerlo te hace sentir vivo, terrible y maravillosamente vivo. Sabes que todo eso que brota ahora de lo más hondo siempre ha estado ahí y que seguirá estándolo siempre porque es lo que te ha hecho como eres… Somos lo que sentimos y lo que sentimos ayer, los que imaginamos y vivimos en nuestra imaginación, lo que hacemos, lo que callamos para dejar que siga susurrándonos sus secretos, lo que sabemos que nos acompañará mientras nos atrevamos a seguir viviendo nuestro aquí y nuestro ahora con la intensidad que lo viviríamos si supiéramos que es el último.



Otras notas del autor
* LQSomos en Red

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario