Pintando casetas de perros y cachondeándose de Marx

Una cosa es una mercancía y otro un objeto mercantilizado. Si nos atenemos a lo que nos cuentan los cristianos, Jesús no era una mercancía y, según parece, no tenía una opinión muy favorable de los mercaderes, pero le pusieron un precio (no muy elevado) y lo vendieron, tratándolo como se trata a una mercancía

Leer más