Batiburrillo de poemas XIV

Rompiente

La gente sube sus fotos

no es aún la hora de comer
y ya está llena Madrid desde Moncloa
a la Plaza Roja

Un control:
por la tierra y las nubes, la montaña
curva larga y la Guardia Civil

Un control:
por el aire y los árboles, la montaña
curva corta y más Guardia Civil

La gente sube sus fotos
banderas, columnas, calles,
miles y miles en la ciudad
miles y miles a punto de la ciudad

Yo busco en las curvas la rompiente
detrás de los controles, donde no hay nada
roca y dehesas

Estoy en Madrid, esperando
estoy en Madrid, caminando
empieza el día.

Poema de Jesús Gómez Gutiérrez

.-.-.-.-.-.-.-.-

De chicha y nabo

Ella dice:

Llevo siete años conviviendo con un Asno

Que se dice Caballero

Quien, aunque funcionario

Es un porquero con sencillez

Y, lo más cierto

Con malicia rústica, y altanero.

Me hace el amor

Como quien busca un grillo

Meando contra un  agujero entre hierbas y lino

En un campo de nabos.

Me dice “Chati”

Cuando me está penetrando

Sin saber que “Chati” es un animal felino.

Yo le digo “Chato”

Porque tiene la nariz poco saliente

Y como aplastada

Y lo único que le huele bien

Es el nabo

Como dicen que dijo un tal Quesada

Al fundar santa fe de Bogotá

Y que era natural de Granada.

Siempre me dice

Como los niños mancados

Faltos y privados de alguna cosa:

“Chati, quiero Chicha

Que  Amor es sólo Carne

Y la mujer carnada

Ya sabes:

Cebo de carne para pescar

Y cazar bobos de baba

Que lo demás son manías

Que fijan en su imaginación

De un solo objeto

El Decálogo y  la Iglesia”.

Mientras Amor se cultiva

Él, que ha echado gran tallo

Tararea una canción

Que dice de Madonna “Like a virgin”

Lo que no es  cierto porque se lo ha inventado

Cantando así

Pene entrando en punto de randa o encaje:

“Trabaja temprano, Chati

Y ama carnero

Que para venirte un año bueno

Te vendrán cien malos

Que el resalte

Para asegurar en la tu caja “Mamoncilla”

(A pesar de la forma diminutiva de su nombre

Es de enorme tamaño)

El cañón de la pistola

Es necesario de abrazaderas

Que es lo que nos hace perder la chaveta

A los hombres tras los montes

Tronchando y comiendo las hojas

Cual gusano de seda

Después que ha despertado

A modo de coña

Para asegurar la unión entre dos

Besados y abrazados

Con los mismos ademanes y gestos

Que el que mama

Arrojando o echando de sí

La colmena las heces del gusano

Como hacen los novicios

En las órdenes regulares

Antes de profesar.

Poema de Daniel de Cullá

.-.-.-.-.-.-.-.-

Los apátridas

La ausencia de amor desde la infancia produce seres errantes,

van de aquí pa allá,

sin un mapa ni una brújula,

buscan un lugar en el que arrancarse tanto desamor clavado en sus costillas.

Los nacidos sin amor

viven  a la deriva,

les escuecen las caricias,

desconfían.

Siempre desconfían.

Los nacidos sin amor

pueden morir de viejos

o morirse velozmente

huyendo del espanto que es vivir

con el pecho hueco.

Pueden mezclarse entre la gente,

reír y cantar

pero hay una tristeza en su risa

y hay una tristeza en su canto.

Tambièn pueden escribir  versos

sobre la mala sombra de haber nacido

tan lejos del amor y de la vida.

Y hacerlo como si no hablaran de ellos mismos

Poema de Silvia Delgado Fuentes

.-.-.-.-.-.-.-.-

El jardín vivo

 En recuerdo de Armando López Salinas que hasta las últimas horas de su vida creyó que

“LA TIERRA SERÁ EL PARASISO, LA PATRIA DE LA HUMANIDAD”

No sé qué paraíso pueda haber mejor
cuando brotan los árboles y prados
y huele la lluvia.

A lo mejor en otras galaxias
otros mundos con flores y arrecifes

mundos donde seguir un día
huyendo de la guerra y de la muerte

tierras donde seguir cantando
en mañanas de lluvia

en cuerpos temblorosos
con la piel tibia de la juventud.

Poema-Homenaje de Antonio Férres

.-.-.-.-.-.-.-.-

De todo tres cosas

La certeza de que estaba siempre comenzando,

la certeza de que había que seguir
y la certeza de que sería interrumpido
antes de terminar.

Hacer de la interrupción un camino nuevo,
hacer de la caída, un paso de danza,
del miedo, una escalera,
del sueño, un puente, de la búsqueda,…un encuentro

Poema de Fernando Pessoa

.-.-.-.-.-.-.-.-

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar